domingo, 30 de marzo de 2014

CONVOCATORIA A RUEDA DE PRENSA

Atención: Jefatura de Información, reporteras y reporteros de la
fuente de OSC, Derechos Humanos y corresponsales


INVITACIÓN A RUEDA DE PRENSA

La Red Solidaria Década Contra la Impunidad A.C., presenta el Informe
de la Misión de Observación a los Derechos Humanos en el Estado de
Guerrero.

La Misión de Observación estuvo encabezada por Obispo José Raúl Vera
López, la Periodista Françoise Escarpit,

La cita es en; Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez,
ubicado en Serapio Rendón 57-B, Col. San Rafael, Del. Cuauhtémoc,
C.P., 06470, D.F.

Fecha: Miércoles 2 de Abril

Hora: 11:00 am

Comentaran este Informe:

Amalia Rivera de la Cabada, Secretaria General de SITRAJOR
Ericka Zamora Pardo, RSDCIAC
Ma. Magdalena López Paulino, RSDCIAC
José Rosario Marroquín, Centro Pro


Esperamos contar con su presencia.

Red Solidaria Década Contra la Impunidad A.C.

Responsable: Ma. Magdalena López Paulino
5512984475

lunes, 23 de septiembre de 2013

Concierto a beneficio de la Red Solidaria Década contra la Impunidad



SABADO 28 DE SEPTIEMBRE
12:00 HRS

ARCADIA Y SU GRUPO COLIBRÍ, JEISEL TORRES Y COMO INVITADA ESPECIAL SUSANA HARP

A BENEFICIO DE LA ORGANIZACIÓN DE DERECHOS HUMANOS RED SOLIDARIA
DÉCADA CONTRA LA IMPUNIDAD A.C.

Teatro Ignacio López Tarso, del Centro Cultural San Ángel, ubicado en;
Av. Revolución, esq. Fco I. Madero, Col. San Ángel, C.P. 01000, Álvaro
Obregón

VENTA DE BOLETOS: Del 20 al 28 en el Centro Cultural San Ángel, de las
10:00 am a las 15:00 pm
Tel: 57164012
0445512984475

lunes, 17 de junio de 2013

ALTO A LA PERSECUSIÓN, HOSTIGAMIENTO, DESAPARICIONES Y EJECUCIONES EN CONTRA DE ACTIVISTAS DE LA UNIDAD POPULAR DE AYALA, GUERRERO




México, D.F., a 10 de junio de 2013

¡ALTO A LA PERSECUSIÓN, HOSTIGAMIENTO, DESAPARICIONES Y EJECUCIONES EN
CONTRA DE ACTIVISTAS DE LA UNIDAD POPULAR DE AYALA, GUERRERO!
La Organización de Derechos Humanos Red Solidaria Década Contra la
Impunidad A.C., condena el hostigamiento permanente a la Unidad
Popular de Ayala, así como la ejecución de tres de sus integrantes
Arturo Hernández Cardona, Félix Rafael Bandera Román, y Ángel Román
Ramírez.

La Unidad Popular, se dedica a la defensa de los derechos sociales de
indígenas, campesinos y ciudadanos de Iguala, Guerrero, por lo que es
extremadamente preocupante que el Estado Mexicano permanezca inmóvil
ante estos hechos, pese a firmar la Declaración de los Defensores y a
Ratificar la Convención de los Derechos Humanos.

El Ingeniero Arturo Hernández Cardona, se caracterizó por luchar por
los derechos humanos de los indígenas del Estado de Guerrero, durante
casi 15 años ha manifestado su exigencia de que se conozca la verdad
histórica en el Caso de la Masacre de El Charco; dicha masacre ocurrió
en el Estado de Guerrero, el 7 de junio de 1998, donde integrantes del
Ejército Mexicano, ejecutaron extrajudicialmente a 10 indígenas
na´saavis y un estudiante de la Universidad Autónoma de México,
subrayamos este hecho, porque el día 6 de junio pasado llego hasta la
puerta de la sobreviviente de la Masacre de El Charco Ericka Zamora
Pardo, una rosa, este hecho no puede pasar desapercibido en este
contexto de violencia a activistas y defensores de derechos humanos,
sólo unos días antes de celebrarse el 15 Aniversario de dicha Masacre.

Sobre el Estado de Guerrero han recaído tres Sentencias de la Corte
Interamericana de Derechos Humanos, y a pesar de esto, va en aumento
el hostigamiento, desaparición y ejecuciones a activistas sociales.

Conminamos al Gobierno Federal y al Gobierno del Estado de Guerrero a
que de manera, pronta, transparente y con apego al Derecho, se
investigue, y sancione a los responsables de estos hechos y se ponga
un alto a las agreciones.

Responsabilizamos al Estado Mexicano de la integridad física y
psicológica de los integrantes de la Unidad Popular y sus familiares,
así como el de las familias de los activistas ejecutados; Arturo
Hernández Cardona, Félix Rafael Bandera Román, y Ángel Román Ramírez y
la de; Héctor Arroyo Delgado, Jaime Castelón, Efraín Amates Luna,
Gregorio Dante Cervantes y Nicolás Mendoza Villa, así como de la
sobreviviente Ericka Zamora Pardo.

Responsabilizamos también al Estado Mexicano de cualquier tipo de
hostigamiento a los sobrevivientes de la Masacre de El Charco
(Petición:1315-12, Caso La Masacre del Charco y otros).

Exigimos se vuelva al Estado de Derecho y se cumpla con la convencionalidad.

Red Solidaria Década Contra la Impunidad A.C.:




__________________________________       ____________________________
     Monseñor  José Raúl Vera López                       Ma.
Magdalena López Paulino

          Presidente de RSDCIAC
Secretaría Ejecutiva de la RSDC
http://decadacontralaimpunidad.blogspot.mx/                rddhorg@gmil.com

jueves, 4 de abril de 2013

Memoria: A 15 años de la Masacre de El Charco



Algunos de los sobrevivientes de la masacre



Durante el informe, el pasado 23 de mayo, en el Centro Pro, acompañados de el Dr. José Antonio Ibáñez coordinador del Programa de derechos Humanos de UIA de la Ciudad de México y el Directos del Pro, aparecen algunos de los sobrevivientes: Ericka Zamora Pardo, Efrén Cortes y por parte de Década Ernesto Rodríguez

A 15 años de la masacre de El Charco




Susana Harp y el Obispo José Raúl Vera López / RSDDH

INFORME SOBRE LA MASACRE DE “EL CHARCO” MAYO 2012



Por los caminos del sur hay rosas, voces y estrellas, son canciones y doncellas bajo un alto cielo azul.
Jaguares en las montañas y pájaros sobre el río, es un bello desafío
la selva con la montaña.

Amanece en los jornales una ilusión campesina, de céfiro es la colina
y alegres los manantiales.

Por los caminos del sur vámonos para Guerrero, porque me falta un lucero y ese lucero eres tú.
José Agustín Ramírez

“Y junto a su cuerpo, como si viera a su cuerpo aún esperando, vio que las manos de su cuerpo tocaban la roca tratando de apoyarse en ella, y tuvo otra sensación, le pareció entender esa roca, esa tierra del mundo, ese pedazo de sangre blanca, cubierta de tierra, de hojas, blanda y concreta para entender la vida que se acerca a la nuestra, a la de todos los que seguían gritando, de pie, armados, en muchos ejidos, en muchos pueblos, en muchos cuerpos, con su espalda rota, con sus huesos estallados...” “...parecía estar cayendo una vez y otra, como un destino que se imponía, ahí cerrando el camino, el día, la misma lucha que brotaba del grito que ardía en su boca, en su espalda, en su pecho; el mismo grito que era otro sol que le quemaba la boca, la saliva; la sangre que sentía brotar como todo lo que tenía que hacer, lo que faltaba por hacer; una prisa gritando con el mismo calor negándose a caer con el mismo ardor negándose a caer con el mismo ojo incólume de soles que trataban de brotar desde sus manos apoyadas en la tierra, en la roca, gritando por hacerlo, gritando que falta mucho por hacer, por hacer, por hacer.”
Guerra en el paraíso Carlos Montemayor

INFORME SOBRE LA MASACRE DE “EL CHARCO”
RED SOLIDARIA DÉCADA CONTRA
LA IMPUNIDAD A.C. (RSDCIAC)

Monseñor José Raúl Vera López, Presidente de RSDCIAC
Elaborado bajo la dirección de Ernesto Rodríguez Cabrera (RSDCIAC)

Nuestro agradecimiento a:
Maribel Gutiérrez (Periódico El Sur) Y los Testimonios de:

Ericka Zamora Pardo
Efrén Cortés Chávez Anastasio Ramírez Simona Juan García de los Santos Alfonso Oliva Morales Bernardino García Francisco Adolfo Filiberto Concepción Eustolia Castro Ramírez Juana Morales Guadalupe Catalina Leobardo Aurelia María Julia Lucaria

Marcela Petra Cayetano Santiago Abad
El contenido de este Informe puede ser reproducido total o parcialmente, citando la fuente, y enviando una copia a RSDCIAC

Revista Semanal Contaxco1
LA MASACRE DE “EL CHARCO”
La masacre perpetrada en la Escuela Primaria “Caritino Maldonado Pérez”, de la Comunidad de El Charco en el estado de Guerrero, el 7 de junio de 1998, puede considerarse como un Crimen de Lesa Humanidad2 y Genocidio:3 un acto doloroso de política de exterminio a las comunidades indígenas en extrema pobreza de nuestro país.
El Estado mexicano justificó esta masacre bajo el argumento4 que efectivos del Ejército Mexicano realizaban un reconocimiento nocturno regular, al mando del Coronel de Infantería del Estado Mayor Jorge Alberto Guerra Tenorio, pero se
1 Disponible en: www.revistacontaxco.com/index.php?option=com_content&view=article&id=373:editorial
2 El artículo 7 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, a la letra dice: “A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por ‘crimen de lesa humanidad’ cualquiera de los actos siguientes cuando se cometa como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil y con conocimiento de dicho ataque: a) Asesinato (...) e) Encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional; f) Tortura (...) 2. A los efectos del párrafo 1: (...) e) Por ‘tortura’ se entenderá causar intencionalmente dolor o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, a una persona que el acusado tenga bajo su custodia o control; sin embargo, no se entenderá por tortura el dolor o los sufrimientos que se deriven únicamente de sanciones lícitas o que sean consecuencia normal o fortuita de ellas”. Estatuto de Roma, A/CONF.183/9, 17 de julio de 1998, enmendado por los procés verbaux del 10 de noviembre de 1998, 12 de julio de 1999, 30 de noviembre de 1999, 8 de mayo de 2000, 17 de enero de 2001 y 16 de enero de 2002. Entrada en vigor el 1o de julio de 2002.
3 El artículo 6 del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, a la letra dice: “A los efectos del presente Estatuto, se entenderá por ‘genocidio’ cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal: a) Matanza de miembros del grupo; b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo; c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial; (...)”. Ídem
page3image21304
4 Por su parte, la columna ‘Fuerzas Armadas’ de El Financiero asentó el 10 de junio de 1998: "Reunidas en una escuela para indígenas guerrerenses, por lo menos 50 personas armadas con fusiles AK-47 fueron sometidas por los soldados, después de haber sido localizadas por inteligencia militar. Cuando el contingente militar llegó al lugar, el general Juan Alfredo Oropeza Garnica, al mando de la tropa, intentó, durante casi una hora, que los miembros del EPR depusieran las armas. A cada llamado del general correspondieron insultos de los atrincherados, hasta que desde el interior de la escuela se hicieron los primeros disparos. Resultado: 11 guerrilleros muertos, 21 detenidos y un número no determinado de heridos". Rojas, Rosa. “Pendiente, respuesta a recomendaciones de la ONU sobre masacres. El Charco, Aguas Blancas y El Bosque, en la lista”. La Jornada, Reportaje III, 20 diciembre 2001.
3
encontraron con un grupo de guerrilleros5 y se desató un enfrentamiento. Es
importante mencionar que el estado de Guerrero se ha caracterizado por la presencia de grupos armados revolucionarios6 desde la década de los años 70 y éstos han sido regularmente confrontados (La Guerra Sucia); y la distinción que hace el escritor Carlos Montemayor entre los términos guerrillero y terrorista: “el guerrillero es aquel que se desplaza a lo largo de pueblos, y que éstos lo apoyan con alimentos, información, pertrechos o solamente con el silencio, porque los pueblos asumen esa lucha como suya; los terroristas en cambio son peligrosos, actúan fuera de la ley, quieren acabar con ésta e imponer la suya, razonan con violencia y con violencia quieren acabar con un gobierno y para ellos no hay leyes, ni propiedades, ni autoridades públicas, ni paz social”.7
El Charco es una comunidad en extrema pobreza, sus habitantes son indígenas nu’saavi, una gran parte de esta población sólo habla el mixteco, y en el año de 1998 una gran parte de las comunidades integraban la Organización Independiente de los Pueblos Mixtecos y Tlapanecos (OIPMT).8 El defensor de derechos humanos Efrén Cortés Chávez, sobreviviente de esta masacre, en un testimonio relata:
El día 6 de junio se reunieron representantes de las comunidades nu’saavis, para en asamblea tratar los temas de proyectos relacionado con la producción (la siembra de aguacate y café) y la autonomía de la zona mixteca, así como el tema de la alfabetización; entre los planteamientos de este día destacaba la propuesta de
5 Violando el derecho a la vida, a la integridad física, a un juicio justo. En el Informe Especial sobre Guatemala del año 1983, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos recomendó al Estado de Guatemala investigar y sancionar con todo el rigor de la ley a los que resultasen responsables de las masacres de indígenas ocurridas en las zonas rurales del país durante el conflicto armado; recomendación que se reiteró en los siguientes informes especiales y en los anuales al tratar la situación de derechos humanos en Guatemala. En el Informe Anual de 1994, la Comisión expresó que la impunidad tiene consecuencias que van aún más allá de los derechos de las víctimas, creando un clima que afecta la seguridad ciudadana, promueve la corrupción y es incompatible con el Estado de Derecho.
6 Como fue “(...) una piedra angular en la revolución china que se libró de la invasión de países de Oriente y Occidente. (...) fundamental en el Vietnam que venció a la invasión norteamericana. Lo fue en las luchas libertarias de África. Lo fue en las luchas libertarias de América Latina desde el Río Bravo hasta la Patagonia. Lo fue en la España franquista. En Italia. En Irlanda. En Palestina. En Corea. En Argelia. Es decir, el guerrillero del siglo XX es un fenómeno internacional. El guerrillero es un trabajador militar y político que en muchos sitios se propuso el cambio social del mundo. El guerrillero mexicano se preparó también en muchos centros y combatió en Cuba, Perú, Nicaragua, El Salvador, Colombia, Venezuela y México (...) su fuerza residió en el despertar hacia una libertad por la que luchó y fue denostado, su fuerza residió en el despertar hacia una libertad por la que luchó y fue denostado, encarcelado, torturado, mutilado o asesinado”. Montemayor, Carlos. “Chiapas: la rebelión indígena de México”. Editorial Debolsillo, México: 2009, página 73.
7 Ibídem, página 11.
8 La Organización Independiente de Pueblos Mixtecos y Tlapanecos surgió en la primera mitad de la década de 1980. Alrededor de 50 comunidades nu’saavi (mixtecas) y me’phaa (tlapanecas) trabajaron juntas por más de 20 años. A principios de 2002 decidieron constituirse en dos organizaciones. “No se divide por problemas, sino por cuestiones de la lengua; cuando hacíamos las reuniones, se tenía que hablar en mixteco, luego en tlapaneco y luego en castellano; y si el dirigente era mixteco, cuando iba a las comunidades tlapanecas no se le entendía bien”, dice Arturo Campos, te’saavi líder de la OIPMT de 2000 a 2002. A principios de 2002 se constituye la Kabaxo Xuaji Guini Me’phaa (Organización del Pueblo Indígena Me’phaa, OPIM) y la Organización para el Futuro del Pueblo Mixteco (OFPM). “Pero nos seguimos viendo como compañeros y nos coordinamos. La división no fue por pleito, sino porque vimos que así podíamos crecer más y seguir caminando juntos”. Camacho, Zósimo. Revista Contralínea, Sección Ocho Columnas, febrero 2010.
page4image35808
4
separación de la región mixteca autonómicamente y de facto del Municipio de Ayutla, para formar un Municipio Autónomo Mixteco, porque los recursos son manejados por la gente mestiza y no llegan a la montaña. Durante el día una columna de un grupo armado rebelde llegó y solicitó a la Asamblea permiso para estar presente, los presentes aceptaron; en las comunidades indígenas reprimidas y hostigadas de la montaña en esos tiempos era natural que aceptaran la convivencia con grupos rebeldes y al finalizar la Asamblea, el grupo manifestó su solidaridad con las propuestas de las comunidades mixtecas y se comprometió a apoyar los acuerdos de Asamblea, y también manifestaron que había una ruptura con el EPR y que se había formado un nuevo grupo rebelde el Ejercito Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).
Esa noche durante el ataque del ejército federal contra los indígenas (hombres, mujeres, niñas y niños), familias completas tuvieron que abandonar su casa, sus animales y refugiarse en la montaña después de escuchar por el megáfono las amenazas de un militar “(...) de acabar con El Charco y El Ocote”. La Primaria “Caritino Maldonado Pérez” estuvo rodeada por militares que violaron los derechos a la vida,9 al reconocimiento de la personalidad jurídica,10 a la integridad personal,11 a la no discriminación,12 a la libertad personal,13 dejando a las víctimas en total estado de indefensión.
Efrén Cortés Chávez manifiesta que:
(...) comienzan los fuegos cruzados, ya que al parecer el ejército se confronta con columnas o columna del ERPI, por el lado de Coxcatlán y Tepuente, esto como entre un kilometro o 500 metros, el ejército lanza granadas contra la columna y contra la Escuela también. Algunos miembros del ERPI que se habían quedado en uno de los salones logran escapar, y entre las 7 y 8 de la mañana los civiles que quedábamos dentro de un salón gritamos que ‘(...) vamos a salir, nos rendimos, no tenemos armas’, y salimos.
La Reportera Maribel Gutiérrez escribe:
(...) los habitantes de El Charco y de Ocote Amarillo, la comunidad más cercana, recuerdan la voz de un jefe militar, presuntamente el comandante de la 27 zona,
9 La Convención Americana sobre Derechos Humanos establece en su artículo 4.1 que “Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.
10 La Convención Americana sobre Derechos Humanos establece en su artículo 3 que “Toda persona tiene derecho al reconocimiento de su personalidad jurídica”.
11 La Convención Americana establece en su artículo 5.1 que “Toda persona tiene derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral”.
12 La Convención Americana sobre Derechos Humanos en su artículo 1.1 establece que “Los Estados Partes en la Convención se comprometen a respetar los derechos y libertades reconocidos en ella y a garantizar su libre y pleno ejercicio a toda persona que esté sujeta a su jurisdicción, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social”.
13 La Convención Americana sobre Derechos Humanos establece en su artículo 7.1 que “Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales”.
page5image28272
5
General Alfredo Oropeza Garnica, que la madrugada del 7 de junio durante la masacre gritaba por medio de un megáfono ¡Salgan porque se los va a llevar la chingada. Entreguen las armas, están rodeados, no tienen escapatoria. Salgan perros!14
El Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) reconoce que cuatro de sus combatientes fueron masacrados, esto en su Comunicado 3 (Ver Anexo).
14 “Pueblos Mixtecos acosados por militares y delincuentes”, Triple Jornada, Suplemento Feminista de la Jornada, No. 5, 4 de enero de 1999, pág. 4.
page6image5400
Esta masacre fue perpetrada por el General de División Diplomado del Estado Mayor y Comandante de la IX Región Militar Luis Humberto López Portillo Leal,15 y el Comandante de la 27a Zona Militar Juan Alfredo Oropeza Garnica;16 siendo
page6image7920
15 Quién el 14 febrero del 2004 es señalado por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena Comandancia General del EZLN de también ordenar la Ejecución Sumaria de 5 indígenas zapatistas. Información disponible en: http://legacy.earlham.edu/~garcier/Proceso_com_mx%20-%20ExclusivaIdentifica%20el%20EZLN%20a% 20militares %20que%20asesinaron%20a%20zapatistas%20en%20el%2094.htm
General de División D.E.M. Luis Humberto López Portillo Leal. Militar Mexicano que fue Comandante de la XI Región Militar sita en Zacatecas (1992-93), de la XXIV Región Militar ubicada en Morelos (1993-94), de la IX Región Militar que abarca los estados de Guerrero, Michoacán y Oaxaca (1996-2000); fue uno de los 18 candidatos (de acuerdo a la Ley Orgánica del Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana) a ser nombrado como Secretario de la Defensa Nacional; fue Comandante de la Columna del Desfile Conmemorativo del CXCI Aniversario del Inicio de la Gesta de Independencia, el 16 de septiembre de 2001 y como tal, fue quien rindió el parte del mismo acto al C. Presidente Vicente Fox. López Portillo Leal es egresado de la promoción 1960 del Colegio Militar, al que ingresó en 1957 y donde, además de estudiar con el anterior titular de la Defensa, fue compañero de algunos militares que con el tiempo pasarían a ser parte del personal castrense formado en la Escuela de las Américas, que el comando sur del Ejército de Estados Unidos tuvo en Panamá. La primera estancia del general López Portillo Leal en Guerrero fue entre 1974 y 1976, al lado de Enrique Cervantes Aguirre, quien se convertiría en titular de la Defensa en el sexenio de Ernesto Zedillo. En aquel entonces López Portillo Leal era mayor de infantería, Cervantes Aguirre teniente coronel, grado con el cual éste se desempeñó como comandante de la 27 Zona Militar. Años después, López Portillo Leal ocupó este mismo cargo, ya como general. Con ellos llegó el entonces capitán Juan Alfredo Oropeza Garnica, quien también se graduaría en la Escuela de las Américas. Los tres participaron en la llamada guerra sucia en Guerrero, en tiempos de Lucio Cabañas. En 1981, López Portillo Leal obtuvo el grado de coronel de infantería Diplomado de Estado Mayor. Fue comandante de la 24 Zona Militar en Cuernavaca, Morelos. En Chiapas, durante el levantamiento del EZLN en 1994, también realizó tareas antisubversivas como jefe de la 30 Zona Militar. Dos años después llegó a Guerrero como comandante de la IX Región Militar, que comprende la 27 zona militar, con sede en el Ticui, y la 35, en Chilpancingo. Su segundo paso por Guerrero estuvo marcado por los hechos ocurridos la madrugada del 7 de junio de 1998 en la comunidad El Charco, en el municipio de Ayutla de los Libres. En ese entonces, elementos al mando del general Oropeza Garnica, quien entonces comandaba la 27 Zona Militar, ejecutaron a 11 personas e hirieron a otras cinco en un enfrentamiento con el EPR. Además, fueron acusados de torturar a varias de las 21 personas que detuvieron, entre ellas la maestra Éricka Zamora, quien pasó cuatro años detenida a pesar de que nunca le probaron los cargos de terrorismo que le imputaron. Durante el levantamiento zapatista en Chiapas fue uno de los generales que participó directamente durante la Batalla de Ocosingo. El 14 de febrero de 2004 fue acusado por el Subcomandante Marcos de haber dado la orden de asesinar a 5 soldados zapatistas cuando desempeñaba como Jefe de la 30a Zona Militar. Disponible en: http://es.m.wikipedia.org/wiki/Luis_Humberto_L%C3%B3pez_Portillo_Leal
16 Sobre el particular, el 19 de junio de 1998, la ex alcaldesa de Atoyac, María de la Luz Núñez Ramos, envió una carta al entonces Presidente Ernesto Zedillo en la que señalaba que no es creíble la versión de un "enfrentamiento casual, cuando al mando del mismo estuvo el general Oropeza, cuyo cuartel está en Atoyac de Álvarez, a más de 100 kilómetros del municipio de Ayutla de los Libres". La entonces diputada recordaba que Oropeza fue víctima de una emboscada el 24 de mayo de 1997 en El Guanábano, un poblado de la Sierra de Atoyac, lo que "puede explicar la crueldad y la saña con la que decidieron exterminar a los sitiados" en El Charco (informes de prensa indican que dicha emboscada fue el 27 de mayo; resultó herido Oropeza Garnica y hubo tres soldados muertos, así como dos de los 25 eperristas que participaron en la misma). Núñez Ramos
6
Procurador de Justicia Militar el General Brigadier Licenciado en Justicia Militar Rafael Marcial Macedo de la Concha; durante la administración del General de División Diplomado del Estado Mayor Enrique Cervantes Aguirre, Secretario de la Defensa Nacional.
Diez indígenas nu’saavis y un estudiante de la UNAM masacrados, 22 detenidos en forma arbitraria,17 trasladados a la Novena Región Militar de Cumbres de Llano Largo en Acapulco, donde fueron torturados. Ello, a pesar que el artículo 117 del Código Federal de Procedimientos Penales establece que: “Toda persona que en el ejercicio de sus funciones públicas tenga conocimiento de la probable existencia de un delito que tenga que perseguirse de oficio, está obligada a participarlo inmediatamente al Ministerio Público, transmitiéndole todos los datos que tuviere, poniéndolo a su disposición, desde luego, a los inculpados, si hubieren sido detenidos”. Y violando así también el Ejército Mexicano los tratados internacionales en materia de derechos humanos.18
page7image9552
demandó a Zedillo "la apertura de una investigación honesta, cuyos resultados sean conocidos por la sociedad". Rojas, Rosa. “Pendiente, respuesta a recomendaciones de la ONU sobre masacres. El Charco, Aguas Blancas y El Bosque, en la lista”. Op. Cit.
18 La Convención Americana sobre Derechos Humanos en su artículo 7, incisos 4, 5 y 6 establece que: “(...) 4. Toda persona detenida o retenida deberá ser informada de las razones de su detención y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra ella. 5. Toda persona detenida o retenida deberá ser llevada, sin demora, ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendrá derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad, sin perjuicio de que continúe el proceso. Su libertad podrá estar condicionada a garantías que aseguren su comparecencia en el juicio. 6. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o tribunal competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de su arresto o detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueran ilegales. En los Estados Partes cuyas leyes prevén que toda persona que se viera amenazada de ser privada de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez o tribunal competente a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal amenaza, dicho recurso no puede ser restringido ni abolido. Los recursos podrán interponerse por sí o por otra persona”. Sobre los incisos 5 y 6 del artículo 7 de esta Convención, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha interpretado que: “[d]e acuerdo con los principios de control judicial e inmediación procesal, la persona detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez o autoridad judicial competente. Esto es esencial para la protección del derecho a la libertad personal y de otros derechos, como la vida y la integridad personal. El simple conocimiento judicial de que una persona está detenida no satisface esa garantía; el detenido debe comparecer personalmente y rendir declaración ante el juez o autoridad competente”. Corte IDH, Caso López Álvarez vs. Honduras, Sentencia de 1 de febrero de 2006, párrafo 87. Ver también Corte IDH, Caso Acosta Calderón vs. Ecuador, Sentencia de 24 de junio de 2005, párrafo 78; Corte IDH, Caso Tibi vs. Ecuador, Sentencia de 7 de septiembre de 2004, párrafo 114; Corte IDH, Caso de los Hermanos Gómez Paquiyauri vs. Perú, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 8 de julio de 2004, párrafo 96; y Corte IDH, Caso Bámaca Velásquez vs. Guatemala, Reparaciones y Costas, Sentencia de 22 de febrero de 2002, párrafo 140. En el caso Chaparro Álvarez y Lapo Íñiguez vs. Ecuador, la Corte Interamericana desarrolló la obligación de someter al control judicial toda detención y sin demora: “La parte inicial del artículo 7.5 de la Convención dispone que la detención de una persona debe ser sometida sin demora a revisión judicial. El control judicial inmediato es una medida tendiente a evitar la arbitrariedad o ilegalidad de las detenciones, tomando en cuenta que en un Estado de Derecho corresponde al juzgador garantizar los derechos del
17 La Corte Interamericana de Derechos Humanos manifiesta que quien es privado de libertad sin control judicial debe ser liberado o puesto inmediatamente a disposición de un juez. Cfr. Caso de los Hermanos Gómez Paquiyauri vs. Perú, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 8 de julio de 2004, párrafo 95; Corte IDH, Caso Maritza Urrutia vs. Guatemala, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 27 de noviembre de 2003, párrafo 73; y Corte IDH, Caso Bulacio vs. Argentina, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 18 de septiembre de 2003, párrafo 129. En igual sentido, Corte Europea de Derechos Humanos (ECHR), Caso Brogan y otros, sentencia de 29 noviembre de 1988, párrafos. 58-59 y 61-62; y ECHR, Caso Kurt vs Turquía, No. 24276/94, párrafos 122-124, 1998-III.
7
Ericka Zamora Pardo en su Declaración Preparatoria manifiesta que “fue objeto de violencia física y moral al rendir su declaración ante el Ministerio Militar y el Ministerio Federal.19 En vía de ampliación de declaración celebrada el 6 de agosto de 1998, el elemento militar Francisco Hernández Correa, contestó a la tercera pregunta: “(...) no estaban armados ni encapuchados los lesionados (...)”. En vía de ampliación de declaración celebrada el 7 de agosto de 1998, el elemento militar Salvador Ruiz Velazco, a preguntas del defensor particular de los suscritos, a la sexta respondió que no supo si había gente armada al momento de rodear la escuela, a la décimo cuarta respondió que no supo si alguna de estas personas civiles portara alguna arma. En vía de ampliación de declaración celebrada el 7 de agosto de 1998, el elemento militar Camilo García Rodríguez respondió a las preguntas formuladas por el Fiscal Federal adscrito, y a la séptima respondió que no llevaban armas, que las personas que vio trataban de huir y no pudieron.20
El objetivo de este Informe es que se conozca la verdad histórica sobre las
detenciones y ejecuciones extrajudiciales ocurridas ese 7 de junio de 1998, y se ponga fin a la impunidad con que se viene manejando el Ejército Mexicano. El Estado mexicano está obligado a investigar y sancionar las violaciones de derechos humanos reconocidos en diversos instrumentos internacionales y en particular en la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos, así como a reparar el daño producido.21 En lo particular, la Corte Interamericana de Derechos Humanos se ha manifestado en relación a casos de ejecuciones extrajudiciales:
page8image15456
detenido, autorizar la adopción de medidas cautelares o de coerción, cuando sea estrictamente necesario y procurar, en general, que se trate al inculpado de manera consecuente con la presunción de inocencia”. Corte IDH, Caso Chaparro Álvarez y Lapo Íñiguez vs. Ecuador, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 21 de noviembre de 2007, párrafo 81; ver también Corte IDH, Caso de los Hermanos Gómez Paquiyauri vs. Perú, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 8 de julio de 2004, párrafo 96; Corte IDH, Caso Maritza Urrutia vs. Guatemala, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 27 de noviembre de 2003, párrafo 66; Corte IDH, Caso Bulacio vs. Argentina, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 18 de Septiembre de 2003, párrafo 129. En este caso la Corte también estableció que: “De la prueba aportada se desprende que las víctimas realizaron una primera declaración ante un fiscal el 19 de noviembre de 1997, esto es 4 días después de su detención, y una declaración ante la Jueza el 11 de diciembre de 1997, 26 días después de ser detenidos”. Conforme a la jurisprudencia de esta Corte, no puede considerarse que la declaración de las víctimas ante el fiscal cumpla con el derecho consagrado en el artículo 7.5 de la Convención de ser llevado ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales: “Por lo expuesto, la Corte encuentra que la duración de la detención del señor Chaparro sobrepasó el máximo legal permitido, vulnerándose así el artículo 7.2 de la Convención, y que no fue llevado ante un juez ‘sin demora’ en violación al artículo 7.5 de la Convención”. Corte IDH, Caso Chaparro Álvarez y Lapo Íñiguez vs. Ecuador, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 21 de noviembre de 2007, párrafos 83 y 86.
19 Sentencia del Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Primer Circuito, Amparo Directo 191/2002, Relacionado con el Diverso Amparo Indirecto 174/2002, Materia Penal. Quejoso: Efrén Cortés Chávez, Magistrado Relator: Margarito Medina Villafaña, Secretario: Salvador Vázquez Vargas. Foja 49.
20 Íbidem, Fojas 256 y 257.
21 Cfr. Corte IDH, Caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras, Fondo, Sentencia de 29 de julio de 1988, párrafo 166; Corte IDH, Caso Ticona Estrada y otros vs. Bolivia. Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 27 de noviembre de 2008, párrafo 78; y Corte IDH, Caso Garibaldi vs. Brasil, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 23 de septiembre de 2009, párrafo 112.
8
(...) es fundamental que los Estados investiguen efectivamente la privación del derecho a la vida y castiguen a todos sus responsables, especialmente cuando están involucrados agentes estatales, ya que de no ser así, se estarían creando, dentro de un ambiente de impunidad, las condiciones para que este tipo de hechos vuelva a repetirse, lo que es contrario al deber de respetar y garantizar el derecho a la vida.22
La Corte entiende como impunidad “la falta en su conjunto de investigación, persecución, captura, enjuiciamiento y condena de los responsables de las violaciones de los derechos protegidos por la Convención Americana, toda vez que el Estado tiene la obligación de combatir tal situación por todos los medios legales disponibles, ya que la impunidad propicia la repetición crónica de las violaciones de derechos humanos y la total indefensión de las víctimas y de sus familiares,23 amén de que los Estados tienen el deber de iniciar ex oficio, sin dilación y con debida diligencia, una investigación seria, imparcial y efectiva, tendiente a establecer plenamente las responsabilidades por las violaciones”.24
Adicionalmente, debe mencionarse la Convención sobre los Derechos del Niño, que en su artículo 37 establece:
Los Estados Partes velarán por que:
a) Ningún niño sea sometido a torturas ni a otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes. No se impondrá la pena capital ni la de prisión perpetua sin posibilidad de excarcelación por delitos cometidos por menores de 18 años de edad; b) Ningún niño sea privado de su libertad ilegal o arbitrariamente. La detención, el encarcelamiento o la prisión de un niño se llevará a cabo de conformidad con la ley y se utilizará tan sólo como medida de último recurso y durante el período más breve que proceda;
c) Todo niño privado de libertad sea tratado con la humanidad y el respeto que merece la dignidad inherente a la persona humana, y de manera que se tengan en cuenta las necesidades de las personas de su edad. En particular, todo niño privado de libertad estará separado de los adultos, a menos que ello se considere contrario al interés superior del niño, y tendrá derecho a mantener contacto con su familia por medio de correspondencia y de visitas, salvo en circunstancias excepcionales;

page9image21088
22 Corte IDH, Caso Myrna Mack Chang vs. Guatemala, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 25 de noviembre de 2003, párrafo 156.
23 Cfr. Corte IDH, Caso Trujillo Oroza vs. Bolivia, Reparaciones y Costas, Sentencia de 27 de febrero de 2002, párrafo 101; Corte IDH, Caso Ivcher Bronstein vs. Peru, Reparaciones y Costas, Sentencia de 6 de febrero de 2001, párrafo 186; Corte, IDH, Caso Maritza Urrutia vs. Guatemala, párr. 126; Corte IDH, Caso Myrna Mack Chang vs. Guatemala, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 25 de noviembre de 2003, párrafos 156 y 210; Corte IDH, Caso Bulacio vs. Argentina, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 18 de septiembre de 2003, párrafo 120; Corte IDH, Caso Juan Humberto Sánchez vs. Honduras, Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 7 de junio de 2003, párrafos 143 y 185; Corte IDH, Caso Las Palmeras vs. Colombia, Reparaciones y Costas, Sentencia de 26 de noviembre de 2002, párrafo 53.a, y Fondo, Sentencia de 6 de diciembre de 2001, párrafo 56; Corte IDH, Caso del Caracazo vs. Venezuela, Reparaciones y Costas, Sentencia de 29 de agosto de 2002, párrafos 116 y 117.
24 Cfr. Corte IDH, Caso Vargas Areco vs. Paraguay, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 26 de septiembre de 2006, párrafos 76 y 77; Corte IDH, Caso Ximenes Lopes vs. Brasil, Sentencia de 4 de julio de 2006, párrafo 148; y Corte IDH, Caso de las Masacres de Ituango vs. Colombia, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 1 de julio de 2006, párrafo 296.
9
d) Todo niño privado de su libertad tendrá derecho a un pronto acceso a la asistencia jurídica y otra asistencia adecuada, así como derecho a impugnar la legalidad de la privación de su libertad ante un tribunal u otra autoridad competente, independiente e imparcial y a una pronta decisión sobre dicha acción.25
Violando así la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos, en lugar de ser traslados a un Ministerio Público Federal para la investigación de los probables delitos, los detenidos fueron trasladados a instalaciones militares, primero al Batallón 58 y de ahí a la Novena Región Militar en Cumbres de Llano Largo, donde fueron obligados a declarar ante Ministerio Público Militar, y sin traductor, siendo que la mayoría sólo hablaba el mixteco; además, el Defensor de Oficio fue un defensor militar.



page10image10504
25 México ratificó la Convención sobre los Derechos del Niño el 21 de septiembre de 1990. 26 Semanario la Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página 9.
10
Las organizaciones internacionales de derechos humanos
La Organización de Derechos Humanos Human Rights Watch (HRW) en su informe 200127 relata sobre la Masacre de El Charco:
(...) Se trata de un tiroteo ocurrido en junio de 1998 en el que soldados mataron a once personas e hirieron a otras cinco en circunstancias que todavía tienen que ser aclaradas, pero que pueden constituir graves violaciones de los derechos humanos. A pesar de las pruebas verosímiles que demuestran que el ejército sometió a los sobrevivientes del tiroteo a la detención arbitraria y a torturas, la PGJM [Procuraduría General de Justicia Militar] concluyó que no tuvo lugar ninguna actuación incorrecta. El mal manejo de las pruebas y de los testigos por parte del ejército impidió que las autoridades civiles determinaran de forma independiente lo que realmente ocurrió. ... El día del tiroteo, el personal militar se encargó de documentar lo que había ocurrido en el lugar de los hechos. Recogieron evidencias materiales y tomaron declaraciones a los testigos. Las pruebas fueron utilizadas para condenar a algunos de los detenidos por delitos penales en los tribunales civiles.
Además, evalúa HRW:
(...) Lo que nos queda, pues, es un testimonio verosímil de que el ejército cometió graves abusos en El Charco. Si los soldados mataron intencionadamente a ciudadanos desarmados, o guerrilleros armados que se habían rendido, dichas muertes pueden constituir ejecuciones extrajudiciales. Incluso si los soldados respondieron a los disparos de los guerrilleros, tal y como alegó la PGJM, el elevado número de víctimas mortales, y el hecho de que, según testigos oculares, muchos de los muertos o heridos eran civiles desarmados, sugiere que el ejército pudo haber respondido con excesivo uso de la fuerza letal... Human Rights Watch ha recibido testimonios verosímiles de que, después del tiroteo, el ejército sometió a tortura a los civiles durante su detención arbitraria. Y esta detención arbitraria –en sí misma es una grave violación– propició las circunstancias en las que se pudieron producir dichas torturas. El hecho de que varios de los detenidos prestaran declaraciones autoincriminatorias poco después, que más tarde rectificarían, indica claramente que sufrieron algún tipo de coacción durante su detención.
Por su parte, la entonces Relatora Especial de Ejecuciones Extrajudiciales de la Organización de las Naciones Unidas, Asma Jahangir, explica en el párrafo 59:
El 7 de junio de 1988, Integrantes del ejército mexicano dieron muerte a once personas e hirieron a otras cinco en un incidente ocurrido en la escuela Caritino Maldonado Pérez, en la localidad de El Charco, Estado de Guerrero. Y la Procuraduría General de la República y otros representantes del gobierno informaron exhaustivamente a la Relatora Especial sobre la operación de El Charco. Según la información proporcionada por la primera entre la 1.00 y las 2.00 horas, una Unidad del ejército, de patrulla ordinaria por la zona, observó en la escuela a un
page11image28552
27 Human Rights Watch. Informe “México Injusticia Militar. La Reticencia de México para sancionar los abusos del Ejército”, Volumen 13, No. 4 (B), Diciembre de 2001, páginas 13 y 14.
11
grupo de personas armadas presuntamente pertenecientes al EPR. La unidad del ejército rodeo la escuela y dijo a los que estaban en el interior que se entregaran. Un grupo de ellos salió del edificio corriendo y disparando, al parecer tratando de escapar. El ejército respondió al fuego y dio muerte a 9 personas. En el tiroteo que siguió, dos personas resultaron muertas y una herida dentro del edificio. Los 27 componentes del grupo restante se entregaron al ejército, para ser luego trasladados a custodia policial. A las 6.00 horas la operación había concluido, y en el lugar de los hechos las autoridades recogieron 14 rifles automáticos, una pistola y 39 cargadores de munición.
En el párrafo 60, suscribe que:
La Comisión [CNDH)] también hizo ver a la Relatora Especial una cinta del video, al parecer filmada 24 horas después de los hechos, en la que aparecía uno de los principales sospechosos, la estudiante Ericka Zamora Pardo, cuando la entrevistaba un investigador de la CNDH. La entrevistada reconoció que había habido armas en el edificio en el momento en que el ejército llevó a cabo la operación, pero dijo también que el ejército la había torturado con descargas eléctricas mientras la interrogaba. Se apreciaban claramente las lesiones que tenía en los pies, pero, según la Comisión, los médicos que la examinaron dijeron que no había señales físicas que apoyaran su denuncia de tortura.
Además, asienta en el párrafo 64 que:
(...) desea poner de relieve que, de haber habido realmente un intercambio de fuego, tampoco se justifican las violaciones de los derechos humanos, incluidas las ejecuciones sumarias, presuntamente cometidas por los militares. Tampoco es muy pertinente determinar si hubo resistencia armada desde el interior de la escuela, ya que al parecer los abusos se produjeron tras la rendición del grupo. La Relatora Especial tiene el convencimiento de que hay muy buenas razones para investigar las ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo por las fuerzas armadas en este incidente.

Autor de fotografía desconocido. Semanario La Palabra28
28 Semanario la Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página 9.
page12image22560
12
page13image424 page13image1016
page13image1552
page13image2576
page13image3272
Lista de detenidos
Nombre
page13image7936
page13image8480
Comunidad
page13image9832
page13image10376
1
page13image12344
Adolfo Filiberto Concepción
page13image14752
Ahuacachahue
page13image16544
2
page13image17952
Anastasio Ramírez Simona
page13image20080
La Concordia
page13image21632
3
Melitón Castro Morales (15 años) (Asesinado tiempo después)
El Coyul
page13image25512
4
page13image27312
page13image28544
Arnulfo Santiago Hernández
page13image30000
page13image30696
El Charco
page13image32112
5
Esteban Leobardo Epitacio (Asesinado el 19 de enero de 2003, al término de sus funciones como Comisario en su Comunidad)
El Platanar
page13image36768
6
page13image39088
Sabino Adelaido García (Desaparecido)
page13image40824
La Concordia
page13image42000
7
page13image44320
Serafín Morales López
page13image45912
Ojo de Agua
page13image47128
8
page13image49448
Bernabé García de Jesús (14 años)
page13image51160
La Palma
page13image52352
9
page13image54152
page13image55384
Julián Ramírez Crescencio
page13image56840
page13image57536
La Concordia
page13image58952
10
page13image60360
Pedro Esteban Ávila (17 años)
page13image62568
Ocote Amarillo
page13image64120
11
Eusebio Porfirio Catarino (Asesinado tiempo después)
Mesón Zapote
page13image67904
12
page13image70224
Lázaro Peláez Castro
page13image71816
Quiahuitepec
page13image72968
13
page13image74768
page13image76000
Vicente Vázquez Díaz
page13image77456
page13image78152
Quiahuitepec
page13image79528
14
Albino Santos Concepción
Ahuacachahue
page13image83064
15
page13image84864
page13image86096
Miguel Ángel García Cristino
page13image87592
page13image88288
Ocote Amarillo
page13image89704
16
Adrián Patriarca Agustín (16 años)
Ojo de Agua
page13image93504
17
page13image95304
page13image96536
Pedro Barrera Daniel
page13image97992
page13image98688
Coxcatlán San Pedro
page13image100144
18
Alfonso Oliva Morales
El Platanar
page13image103720
19
page13image105520
page13image106752
Javier Ángel Severiano Virginia
page13image108248
page13image108944
La Concordia
page13image110360
20
Arcadio Alfredo Martínez
Mesón Zapote
page13image113936
21
page13image115736
page13image116968
Efrén Cortés Chávez
page13image119120
Cruz Grande
22
page13image121944
Ericka Zamora Pardo
El Rosario, Hgo.
page13image125720
El Estado mexicano detuvo a menores de edad, uno de los cuales resultó herido. Lo cual incumple con su obligación de proteger los derechos de los niños de la Convención de los Derechos de los Niños antes mencionada, y el artículo 19 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos que a la letra dice: “Todo niño tiene derecho a las medidas de protección que su condición de menor requieren por parte de su familia, de la sociedad y del Estado”.
13
page14image408
page14image2920
page14image3616
Lista de heridos
page14image5640
Nombre
page14image8136
Comunidad
page14image9544
1
page14image11472
Bernardino García Francisco
page14image13328
El Paraíso
page14image14504
2
page14image16432
Eugenio Ambrosio Trinidad
page14image18288
El Charco
page14image19480
3
page14image21280
page14image22112
Juan García de los Santos
page14image23528
page14image24488
Mesón Zapote
page14image25904
4
Francisco Cristino Crescencio (15 años) (Preso desde el día 2 de
febrero del 2003, acusado de asesinato)
Ocote Amarillo
page14image30464
5
page14image32264
page14image33272
Porfirio Hernández Francisco (Asesinado tiempo después)
page14image35216
page14image35912
El Paraíso
page14image37216
page14image38192
page14image38888
Lista de masacrados
page14image40920
page14image41456
Nombre
page14image43520
Comunidad
page14image44928
1
page14image47248
Honorio García Lorenzo
page14image48840
Ahuacachahue
page14image49976
2
page14image52296
Mauro González Castro
page14image53888
Ahuacachahue
page14image55024
3
page14image57344
Mario Chávez García
page14image58936
El Charco
page14image60128
4
page14image61928
page14image63160
José Rivera Morales
page14image64616
page14image65312
La Palma
page14image66728
5
Fidencio Morales Castro
El Coyul
page14image70304
6
page14image72104
page14image73336
Ceferino Damián Marco
page14image74792
page14image75488
Coxcatlan
page14image76864
7
Fernando Félix Guadalupe
Ocote Amarillo
page14image80440
8
page14image82240
page14image83472
Daniel Crisóforo Jiménez
page14image84928
page14image85624
El Coyul
page14image87040
9
Ricardo Zavala Tapia
Distrito Federal
page14image90616
10
page14image92416
page14image93648
Manuel Francisco Prisciliano
page14image95104
page14image95800
Mesón Zapote
page14image97216
page14image97504 page14image98264
11

Apolonio Jiménez García
page14image100840
El Potrero
La Convención Americana sobre los Derechos Humanos, también conocida como
Pacto de San José, en su artículo 4 dispone que: “1. Toda persona tiene derecho a que se respete su vida. Este derecho estará protegido por la ley y, en general, a partir del momento de la concepción. Nadie puede ser privado de la vida arbitrariamente”.
Respecto a esto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha establecido que:
El derecho a la vida es un derecho humano fundamental, cuyo goce pleno es un pre requisito para el disfrute de todos los demás derechos humanos. De no ser respetado, todos los derechos carecen de sentido. En razón de dicho carácter, no son admisibles enfoques restrictivos del mismo. De conformidad con el artículo 27.2 de la Convención este derecho forma parte del núcleo inderogable, pues se encuentra consagrado como uno de los derechos que no puede ser suspendido en casos de guerra, peligro público u otras amenazas a la independencia o seguridad de los Estados Partes.29
29 Corte IDH, Caso Baldeón García vs. Perú, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 6 de abril de 2006, párrafo 82.
page14image112344
14
El Estado mexicano omitió las diligencias mínimas que exigen los estándares internacionales para el esclarecimiento de la muerte bajo sospecha de las víctimas. En relación a la Masacre de El Charco aplica lo que la Corte Interamericana ha señalado: que en casos de ejecuciones extrajudiciales es fundamental que los Estados investiguen efectivamente la privación del derecho a la vida y castiguen a todos sus responsables, especialmente cuando están involucrados agentes estatales, ya que de no ser así se estarían creando, dentro de un ambiente de impunidad, las condiciones para que se repitan estos hechos, lo que es contrario al deber de respetar y garantizar el derecho a la vida. 30 Además, si los hechos violatorios a los derechos humanos no son investigados con seriedad, resultarían, en cierto modo, favorecidos por el poder público, lo que compromete la responsabilidad internacional del Estado Mexicano.
Entrevista realizada por la Misión de Observación del 10 al 12 de junio de 199831
Testimonio del Profesor Valentín Zavala Ortega, Director de la Escuela de El Charco
"Las llaves las tenemos nosotros y no sabemos como entraron, nos bajamos desde el jueves porque teníamos un curso de prueba objetiva. Nos dimos cuenta el domingo por rumores, que el Ejército había subido y había habido un tiroteo como a las nueve. Cuando subí, el Procurador me dijo que querían hablar conmigo y con otros dos maestros, y el domingo a la una de la tarde estábamos en el Ayuntamiento esperando información. Cuando el Presidente tuvo información, nos comentó que esperáramos a que llegara el Procurador. Cuando bajó éste, nos subieron al maestro Benito, al Comisario y al traductor a una Suburban y estuvieron dando como cinco vueltas. No preguntaron nada en el trayecto del camino y de ahí nos fuimos hacia Acapulco. Nos llevaron a la zona militar como a las diez de la noche, estuvimos como dos horas esperando sin saber nada y después en la declaración me separaron de Benito y del Comisario. Una vez que nos separaron, comenzaron a interrogarme y yo les dije que no sabíamos nada y preguntaban que ‘quién les había dado permiso para ocupar los salones de clase’. Me decían ‘tú sabes, estás involucrado, tienes en tu mochila botas y cantimplora’. En un principio no me golpearon, la información la querían sacar a la buena según decían. Después comenzaron a amenazarme y decían ¿Qué prefieres? ¿A la buena o a la mala? No te queda de otra. Te cambiamos de plaza ahora a donde tú quieras. Es más, ya no vas a regresar. Daban a entender que si no hablaba me iban a quitar la plaza. El interrogatorio duró como dos horas y media. Cuando me amenazaron afuera, no firmé ningún documento. Estuve como dos horas esperando. Fueron como quince personas diferentes las que me tomaron datos y me hacían las mismas preguntas: ¿Cómo te llamas? ¿De dónde eres? y preguntas acerca de
30 Ibídem, párrafo 91.
31 Informe sobre los Hechos Ocurridos el 7 de junio de 1998 en la Comunidad de El Charco, Municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero. Misión de Observación: Instituto Guerrerense de los Derechos Humanos, Centro de derechos Humanos “La Voz de los Sin Voz”, Centro de Derechos Humanos “Tlachinollan”, Centro de Derechos Humanos “Miguel Agustín Pro Juárez”, Fecha del 10 al 12 de Junio de 1998, páginas 10-12.
page15image27776
15
mi familia. Eran judiciales, con playera negra y gorra. Me tomaron la protesta de la verdad. Había militares a mi alrededor y yo les decía que quería un amparo para declarar, pero no me lo quisieron dar porque según ellos no estaba detenido y además no había abogados. Me interrogaban 3 o 4 personas y me mostraban fotografías para identificar personas, pero no las conocía. Después me mostraron fotografías de la escuela, pero me querían enredar porque había varias fotos donde no se veía si era adentro o afuera, querían que les dijera donde era ese lugar, pero estaba confundido. Las fotografías eran de muertos y detenidos. No sé si hice bien o mal pero identifiqué a una persona de la comunidad. No supe cómo se llamaba, pero la había visto algunas veces y está detenida. Los muertos de las fotos no se distinguían. Nos preguntaron que si dábamos clases a los militares y yo dije que no, que sólo nos dedicamos a la educación. Preguntaban que si sabía que si atrás de la escuela había un túnel o fosa estratégica, que si guardaban armas y dije que yo no sabía nada de eso. Como a las cuatro de la mañana, me mostraron como treinta o cuarenta armas, pasamontañas y ropa y me dijeron que esas eran las que habían recogido, pero no las identifiqué. En las fotos estaban vestidos de civil. Las capuchas, botas, estaban limpias y amontonadas. Había mucho parque y no había sangre. Los cuerpos en las fotografías estaban desfigurados. Después me preguntaron que si sabía los nombres de los niños en la escuela y dije que del 80% sí. La mayoría eran hombres en las fotos. Tenían como 15 cuadernos que encontraron en el salón y fueron mencionando los nombres pero esos no eran de la escuela por lo que me pidieron una relación de los niños. Estuvimos de 6 de la tarde del domingo a 6 de la mañana. Me hicieron firmar un documento que no leí, después me dijeron que escribiera varias veces mi nombre, en mayúsculas, minúsculas, script y firmé como diez documentos supuestamente de la declaración. Después de la declaración tardé como media hora en firmar porque ellos siguieron agregándole cosas. Tengo miedo porque tienen todos mis datos. Me quitaron una libreta que llevaba para revisarla en donde tengo direcciones de dependencias. Los nombres de mis compañeros que trabajan en la escuela están en el documento. Somos tres: José Juan Morales Hernández, Celestino Maximino Rojas y yo. Dudo regresar a la comunidad pues no me siento seguro de las acciones que pueda tomar el Ejército con respecto a mi persona. Temo por mi vida, me pidieron los nombres de mi hermano, hermana, mujer. También preguntaron que qué hacíamos en la tarde con los compañeros, a qué hora entrabamos a trabajar (de 9 a 1:30), qué hacíamos después de clase, que si regresábamos a jugar por la tarde, y les dije que sí, que a veces solo o con el compañero jugábamos con los niños. Que después cómo nos íbamos a nuestros domicilios, que si los compañeros me apoyaban con los trabajos o que si los hacía solo; que cómo nos subíamos; que si íbamos juntos o separados y que días, y dije que los domingos o lunes por la mañana y que a veces juntos o como se pudiera y con respecto al día jueves, que nos venimos de El Charco, que a qué hora nos venimos y contesté que como a las dos junto con Celestino, y José Juan se vino más tarde por los problemas de salud que tenía; de lo que hice el viernes y a qué hora entramos y dije que como a las dos de la tarde y salimos a las cinco, de ahí nos dirigimos a la supervisión al corte de caja y luego a entregar las boletas; que si subía solo o con mi esposa a lo que dije que solo, porque ella últimamente tenía problemas de salud; que dónde comíamos y dije que donde me invitaban, que no tenía un lugar fijo; que tantos caminos hay y dije que solo en los que andamos que es la brecha en la plantilla. Creo que aún continúan miembros del Ejército Mexicano en la zona. No se han retirado. Sólo les pido que se haga un escrito donde se pida que el Ejercito Mexicano se retire de todos estos lugares."

16

Revista Semanal Contaxco32
Declaraciones ministeriales de integrantes del Ejército Mexicano que participaron en la masacre de el charco
Coronel Jorge Alberto Guerra Tenorio
Testimonio que el nueve de junio de mil novecientos noventa y ocho emitió el Coronel del Ejército Mexicano en activo Jorge Alberto Guerra Tenorio, en el que
dijo que ratifica en todas y cada una de sus partes la Declaración que rindió ante el
Agente del Ministerio Público Militar, por contener la verdad de cómo sucedieron los hechos:
“El seis del citado mes y año, como a las veintitrés horas de la madrugada, acompañado de una sección de fusileros denominada Base de Operaciones Mejía, salió a efectuar un reconocimiento en el área de Ahuexutla-Coapinola-El Charco, en aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, y detectar la posible presencia de tráfico de estupefacientes en esa región, encaminándose con el personal a su mando a bordo de vehículo de motor, al Poblado del Piñal en donde arribaron para continuar su recorrido a pie, siguiendo un itinerario por caminos de herradura, o sea de vereda. (...) Aproximadamente a las cuatro horas de la madrugada, al llegar a las inmediaciones del poblado de El Charco el Subteniente de Infantería Eduardo Sánchez Mejía, al mando de la vanguardia le informó por radio que había observado unos individuos armados y portando un tipo de uniforme en los alrededores de la escuela primaria de la población, ordenando por la misma vía extremar al máximo las medidas de seguridad y verificar la información por lo que continuó avanzando a fin de reunirse con el antes mencionado y al llegar, el expresado Subteniente le confirmó lo anterior ya que había realizado una inspección personalmente, diciéndole que era efectivo que había gente armada en el interior de la escuela, pues observó a varios de éstos portando armas y vestimenta militar, en virtud de que él sólo se acercó, haciéndolo a una distancia de cinco metros, quedándose
page17image18096
32 Disponible en: www.revistacontaxco.com/index.php?option=com_content&view=article&id=373:editorial
17
para protegerlo el resto de la vanguardia, por lo que al arribar ordenó realizar un cerco de seguridad o vigilancia a fin de evitar la fuga de los delincuentes y dar seguridad al propio personal militar; que en forma alternativa el declarante y el Subteniente Sánchez Mejía les gritaron ‘Ejército Mexicano, salgan con las manos en alto, están rodeados’, lo que hicieron por espacio de una hora aproximadamente y en forma eventual les contestaban las personas del interior de la escuela mejor retírense ustedes, por que los que están rodeados son ustedes, además de expresarles que el armamento que llevaban era insuficiente para enfrentarlos, por lo que continuaron invitándolos a salir y deponer las armas; que aproximadamente a las cinco horas treinta y dos minutos, a obscuras en forma intempestiva dichas personas comenzaron a dispararles en todas direcciones a través de las ventanas de la escuela, por lo que el personal militar, para defenderse repelió la agresión mediante el uso de sus armas, intercambio que duro como tres minutos pues al termino de este tiempo les grito a sus elementos que cesaran el fuego y al hacerlo los individuos del interior de la institución educativa también lo suspendieron. (...) Como a las seis horas trece minutos éstos volvieron a dispararles teniendo que repeler la agresión para dos minutos después ordenar el cese del fuego, lo que ocurrió por parte de ambos bandos insistiendo en la rendición, expresándoles que no había objeto para seguir en tal situación, contestándole una persona del interior de la escuela que eran gente de paz y que iban a salir en cuanto hubiera claridad, por lo que se les reiteró sobre su rendición y que salieran recalcándoles que gozarían de todas las garantías que señala la ley, permanecieron así hasta las seis horas treinta cuatro minutos de la mañana en que volvieron a hacer fuego en su contra el que duró como dos o tres minutos; que en varias ocasiones se escuchó la puerta de alguna de las aulas como que la querían abrir y era cerrada bruscamente, como si alguien se opusiera a que se rindieran, manifestando que dentro de los cuartos o aulas se escuchaban disparos de los que se imagina era para amedrentar a alguien que quería salir; que aproximadamente a las seis horas con cuarenta minutos, cuando ya casi amanecía, las personas expresaron su deseo de salir, indicándoles que lo hiciera uno a uno con las manos en alto y se tendieran sobre el piso, en la cancha ubicada a un lado de las aulas, lo que así hicieron quienes se encontraban en uno de los cuartos, que era precisamente en donde estaban todos lo efectos pertrechos y armamento que tenían esas personas, ya que la otra aula permanecía totalmente llena de sillas y butacas, siendo como quince o veinte las personas que salieron, que fueron tendidas al piso como medida de seguridad, que cuando estas personas ya habían salido del cuarto todavía se seguían escuchando disparos de los otros, indicándoles a estos individuos que no se pararan porque aún disparaban, que no se pusieran en riesgo, ya que dentro del cuarto en donde estaban las mochilas les seguían tirando, por lo que les dijeron que se fueran a la parte oriente de la escuela y que se resguardaran bajo el muro, de piedra que en desnivel se encuentra en ese lugar, lo que hicieron de inmediato y ahí verificaron que no estuvieran armados. (...) Una o dos personas del interior de los salones seguían haciendo fuego contra ellos, a pesar de la invitación para que dejaran de disparar continuaron en la misma actitud y aproximadamente a las ocho de la mañana cesaron los mismos, escuchando únicamente el ruido de las armas que se cargaban o se manipulaban, pues se oía el ruido de los cerrojos, permaneciendo así como a las diez treinta minutos en que acompañando al General Comandante de la 27/a Zona Militar inspeccionó las aulas por su parte posterior a fin de verificar si había actividad en ellas, localizando a dos personas muertas y al joven Francisco Cristino herido, quienes se encontraban armados y con capucha, vistiendo ropa militar (...).”33
page18image33728
33 Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Primer Circuito, Amparo Directo 131/2002, Relacionado con el
18

Autor de fotografía desconocido. Semanario La Palabra.34
Soldado Antonio Chávez Martínez
Exposición Ministerial de nueve de junio de 1998, vertida por Antonio Chávez Martínez, soldado raso de infantería:
“(...) que aproximadamente a las cinco horas cinco minutos se escuchó una voz masculina que les decía que se retiraran porque estaban cerca sus compañeros de los que se encontraban en el interior de la escuela, y minutos después se escucharon disparos de rifles AK-47, repeliendo la agresión, lo que aconteció en varias ocasiones, en las que se conminaba de manera pacífica a deponer las armas; que repentinamente salió un grupo de los ocupantes de la multicitada escuela por la puerta, disparando y al repeler el ataque se percato que éstos cayeron al parecer heridos, enterándose posteriormente que habían muerto durante el intercambio de disparos; que después escucho una voz femenina que decía ya no disparen, nos vamos a rendir, vamos a salir con las manos en alto, haciéndolo a los quince minutos en fila como quince personas, entre ellas la mujer, mismos que no iban cubiertos del rostro ordenando uno de sus superiores, se levantaran la camisa a fin de detectar si traían armas. (...)Que arribó el Comandante de la 27/a. Zona Militar con sus elementos de refuerzo así como paramédicos que procedieron a auxiliar a los lesionados (...)”.35
page19image13008
Amparo Directo 175/2002, Materia Penal, Quejosos: Ericka Zamora Pardo y Efrén Cortés Chávez, Magistrada Relatora: Lic. Raquel Aldama Vega, Secretario: Lic. Rolando Muñoz Robledo. Extractos de Fojas 289-295.
34 Semanario La Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página 7.
35 Ibídem, Extractos de Fojas 311 y 312.
19
Subteniente de Infantería Virgilio Antonio Gómez Campos
Exposición que el día nueve junio de 1998 ante el Fiscal de la Federación, residente en Acapulco emitió Virgilio Antonio Gómez Campos, Subteniente de Infantería adscrito al 78 Batallón del Ejército Mexicano, en la que manifestó:
“Que ratifica en todas y cada una de sus partes su declaración que emitió ante el Agente del Ministerio Público Militar, por ser verdad de los hechos (...). Que efectuaba un patrullamiento nocturno en El Piñal, con dirección a El Charco, Municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, formando parte de un pelotón de que iba al mando del Coronel de Infantería, Diplomado de Estado Mayor Jorge Alberto Guerra Tenorio, toda vez que iba al mando del pelotón de información. (...) Al llegar a la población de El Charco con el agrupamiento al que pertenece, formado por veintisiete, el Comandante de Vanguardia y el Subteniente de Infantería Eduardo Sánchez Mejía a cargo de una escuadra de avanzada, integrada por aproximadamente cinco elementos, con el propósito de dar seguridad al grueso del agrupamiento, se comunicó por radio informándoles que se había percatado de la presencia de dos o tres personas armadas y uniformadas en las inmediaciones de la escuela antes aludida, por lo que el Coronel ordenó un movimiento operativo de despliegue; que la comunicación aludida se efectuó entre el Coronel de su agrupamiento y el que iba a mando de la vanguardia. (...) Que aproximadamente a las cinco horas treinta minutos fueron agredidos con armas de fuego sin tener otra opción que repeler la agresión enfrentamiento que se efectuó a una distancia de siete a diez metros aproximadamente. (...) Que como a las seis horas trece minutos les volvieron a disparar lo que duró aproximadamente dos o tres minutos, exhortándolos de nueva cuenta para que se rindieran, sin resultado positivo; circunstancia que se repitió a las seis horas treinta minutos y en cuatro minutos se volvió a suspender el fuego, y fue cuando escucho una voz del sexo femenino que decía que iba a salir y que no estaba armada para que no se le abriera fuego; que como a las seis horas cuarenta y cinco minutos sin poder precisar quién, les indicaron que salieran a gatas hacia la cancha, procediendo a canalizarlos a su posición con debidas medidas de seguridad, sin poder determinar quiénes de las personas traía armas de fuego. (...) Que aproximadamente faltando tres minutos para las siete de la mañana, llegó otra unidad militar para relevarlos ya que estaban cansados porque no habían dormido toda la noche anterior y la caminata les produjo una fatiga más severa; que los refuerzos que arribaron lo hicieron retrasados porque habían sido emboscados por el mismo grupo rebelde dos kilometro antes de llegar a la población de El Charco sobre el camino que va de Ayutla a Ocote Amarillo, que pasa a inmediaciones del poblado primeramente mencionando, sin que les causaran bajas o lesiones a sus elementos .36
page20image24704
36 Ibídem, Extractos de Fojas 296-300.
20

Autor de Fotografía Desconocido. Semanario La Palabra.37
Soldado Antonio Hernández Bautista
Ateste emitido por Antonio Hernández Bautista, soldado del 78/o Batallón de Infantería, en el que precisó:
“(...) Que tiene siete años de ser miembro activo del Ejército Mexicano y que hace ocho meses fue comisionado al Estado de Guerrero, perteneciendo al 78/o Batallón de la citada arma, dependiente de la Segunda Brigada de Infantería independiente, de México Distrito Federal, con base de operaciones en Buena Vista, Municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero que el seis del mes y año en curso, (junio de 1998), acompañado de los elementos de la segunda sección de la segunda compañía, al mando del Subteniente de Infantería Eduardo Sánchez Mejía, y el Coronel Jorge Alberto Guevara Tenorio, con aproximadamente treinta elementos parieron en un recorrido con dirección a El Piñal, en donde dejaron los vehículos continuando a pie, a fin de dirigirse a El Charco, haciendo unas tres horas de camino debido a lo accidentado del terreno, procediendo el declarante, el Subteniente Eduardo Sánchez Mejía y el Cabo de nombre Rubén a inspeccionar la zona, llegando a una iglesia y después a la Comisaría Ejidal, donde escucho que el expresado Sánchez Mejía les comunicaba que extremaran precauciones porque en una esquina de la escuela se distinguían unas personas que se hacían señas con luces y que al parecer estaban armadas, que al distinguir la luces, el citado oficial les grito alto, Ejercito Mexicano, haciéndoles tres disparos, los sujetos de referencia y se escondieron en los salones de clase, que el referido Subteniente se comunicó por radio con el Coronel Guerra Tenorio, a quien le dijo que querían refuerzos porque habían sido atacados; que al llegar el Coronel, les ordenó rodear la escuela y el antes citado les gritó que se rindieran que estaban rodeados, y se les iba a respetar sus vidas, lo que estuvieron haciendo por espacio de una hora, pero en respuesta el grupo armado les disparó, ordenando el Coronel Jorge Alberto Guerra Tenorio, repeler la agresión efectuándose intercambio de disparos por cinco o seis minutos, volviendo a insistir en su rendición; que como a las seis horas quince minutos y seis horas treinta y cinco minutos, volvieron a atacarlos defendiéndose, y los conminaron a entregarse, y fue a las seis cuarenta minutos, cuando contestaron que ya no
page21image20632
37 Semanario La Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página10.
21
dispararan, que se iban a rendir, ordenándoles el Coronel salieran de uno en uno con las manos en alto, sin poder precisar cuantas personas lo hicieron, pero se percató que el interior de los salones estaban otras dos personas que seguían disparando; que el eminente se quedó a un lado de la cancha brindando seguridad, instantes en que llegó el General de Brigada del que sólo sabe se apellida Oropeza Garnica, que también se logró la detención de unos sujetos vestidos de civiles (...)”.38

Autor de Fotografía Desconocido. Seminario La Palabra.39
38 Ibídem, Extractos de Fojas 305-307.
39 Semanario La Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página 11.

page22image7944
22
Inspección ocular levantada por Gustavo Saavedra Astudillo, Agente del Ministerio Público
En la inspección ocular del día 7 de junio de 1998, levantada por el Licenciado
Gustavo Saavedra Astudillo Agente del Ministerio Público de la Federación de la primera Agencia Investigadora, se asentó:
“Que en compañía del Lic. Miguel Ángel Zaragoza Reyes, Subdelegado Estatal de la Procuraduría General de la República, funcionarios de la Procuraduría del Estado y personal actuante a las 12 horas con cuarenta minutos se trasladaron a la Comunidad de El Charco, Municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, en donde el Comandante de la Novena Región Militar les informó que se había suscitado un enfrentamiento entre el Ejército Mexicano con presuntos miembros del autodenominado Ejército Popular Revolucionario, procediendo a subir por unas veredas hasta llegar a lo que es una escuela que cuenta con una cancha de basquetbol donde se aprecia se llevó a cabo un enfrentamiento. Que la expresada cancha mide entre treinta y cuarenta metros de largo por quince de ancho, con la superficie de concreto, sus respectivos postes a los extremos de la misma, tableros y canastas, localizando sobre la cancha casquillos percutidos de grueso calibre, al extremo suroeste del lugar, a unos centímetros de donde termina la misma se detectó el cuerpo sin vida de una persona de sexo masculino sobre su costado izquierdo, casi boca abajo con sus extremidades hacia el oeste y su cabeza hacia el sur, que vestía botas café tipo minero, pantalón del mismo color, camisola tipo militar con fornitura y bajo su cuerpo como si estuviera abrazando lo que se considera un fusil AK-47 con su cargador, tratándose de una persona joven de cabello negro corto, ceja abundante de aproximadamente veinticinco años de edad, que presentaba impactos de grueso calibre en la cara, a la altura de la boca, nariz, barba y hombro; sobre la parte media extremo de la línea divisoria de la citada cancha se encuentra otro cuerpo sin vida, con la cabeza hacia el sur y sus extremidades hacia el norte, al que se le aprecia parte del intestino aflorado, sobre su costado derecho, a la altura de la cintura y muy cerca de él, un fusil AK-47, el cual tenía cubierto el rostro, y vestía pantalón café y camisola verde tipo militar y gorra verde aproximadamente de treinta a treinta y cinco años de edad, uno sesenta metros de altura y a su alrededor casquillos percutidos; sobre el lado norte donde empieza el retajo de un cerro se hallaron dos cadáveres el primero en posición fetal, vestía; huaraches pantalón azul de mezclilla y camisa rayada, a su lado otro cadáver de aproximadamente cincuenta años de edad, complexión robusta vestía camisa rosa y pantalón color caqui, en posición boca arriba con heridas en la cabeza, de un metro sesenta centímetros de estatura, más o menos, con la cabeza hacia el oeste y sus extremidades en sentido opuesto, cerca de ellos, hacia el norte con la cabeza hacia esa misma dirección en posición boca arriba se localizó el cuerpo sin vida de un individuo que calzaba huaraches de piel, y vestía pantalón de mezclilla azul, cinturón de piel con playera azul cielo con una franja café en el pecho al que se le aprecia en su rostro huellas hemáticas en nariz y ojo izquierdo, de aproximadamente veinticinco años de edad cabello negro, lacio, cejas semipobladas, tez morena; a unos tres metro, tres cuerpos más sin vida, a la altura de muro de enfrente que divide las dos aulas de la escuela el primero con la cabeza hacia el lado ligeramente hacia el oeste y sus extremidades al lado contrario, calza huaraches de piel viste pantalón verde al parecer de mezclilla, camisa amarrillo paja, a su lado un fusil de asalto tipo AK-47, bajo su cabeza un lago hemático casi seco obscuro con impacto de bala de grueso calibre sobre su cabeza; a su lado derecho cerca de él otro diverso cuerpo boca abajo vistiendo pantalón
23
de mezclilla azul, playera del mismo color playera del mismo color, sobre su mano derecha a la altura de su codo, un fusil AK-47 con su cargador, es de cabello negro y no se le puede apreciar su fisonomía por encontrarse boca abajo, cerca de éste otro diverso, a la altura de la pierna del cadáver otro más boca abajo que calza huaraches de piel, pantalón color caqui, saco verde claro, de altura aproximada de un metro sesenta centímetro y una edad de cuarenta y cinco a cincuenta años; más adelante, sobre el lado este, con sus extremidades en sentido contrario, se observa otro cuerpo del sexo masculino, boca arriba, con huaraches de piel, viste pantalón café obscuro, camisa rosa con una gorra en estampado camuflajeado verde con los brazos semiextendidos, al que se le advierte un impacto de bala a la altura del pecho, lado derecho; frente a estos cadáveres se localiza una escuela que por indagaciones se llama Profesor Caritino Maldonado, tratándose de una construcción de aproximadamente diez metros de largo por cinco o seis de ancho; al estar frente a la entrada de los salones, se observa que al extremo derecho se encuentran revueltos botas, mochilas y armas de fuego, apreciándose diversos impactos de balas de grueso calibre al frente de la misma, la que tiene todos lo vidrios de la ventana rotos ,en el interior se localizan pupitres, en la esquina del lado izquierdo de enfrente dos cadáveres uno en posición de lado sobre su derecha, que viste botas negras, pantalón tipo militar camuflajeado, camisola verde, con el rostro semicubierto, de tez morena al que se le aprecia un impacto de bala en la rodilla derecha y sobre está un fusil AK-47, con su respectivo cargador; como a un metro de distancia el otro cuerpo boca abajo con su mano derecha cubriendo su pecho, calza botas negras, pantalón color caqui, camisa a rayas, con el rostro cubierto con un paliacate con orificios en los ojos, observando un lago hemático a la altura de su espalda, sobre la pared donde se ubica el pizarrón se aprecian más de cien impactos de balas de diversos calibres y en la enfrente más de quince;...se advierte en la parte del pizarrón , en su altura media superior hacia abajo disgregados más de cuarenta impactos de bala, y en la de enfrente sobre la esquina del lado izquierdo en una parte media, tomando como referencia la puerta de acceso, más de diez impactos sobre la misma pared, pero en la parte posterior, más de veinte impactos, sobre la parte media hacia arriba, del mismo lado donde quedaron las huellas de impacto por dentro, apreciándose más de veinte impactos, en dicho lugar; los vidrios de las ventanas del aula se hallaron destruidos (...)”.40

Autor de Fotografía Desconocido. Semanario La Palabra.41
40 Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Primer Circuito, Amparo Directo 131/2002, Op. Cit., Fojas 184-188. 41 Semanario La Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página1.
page24image25552
24
Testimonios de sobrevivientes de la masacre de el charco
De los siguientes testimonios se pueden observar las violaciones a los derechos humanos que realizó el Ejército Mexicano en perjuicio de las personas que estaban
durmiendo en la Escuela de la Comunidad de El Charco. Estos testimonios destacan que los detenidos son trasladados a una Base Militar y que en un Ministerio Público Militar se les toma su primera declaración; teniendo los detenidos y los integrantes del ejército que participaron en este operativo a un mismo Abogado Militar. Además, la mayoría de los detenidos sólo hablaban mixteco y no pusieron a su disposición un traductor, fue el Ejército el que recogió y retiró las evidencias del lugar de los hechos.
Serias violaciones del Estado mexicano, en perjuicio de los detenidos y heridos, de los Tratados Internacionales en materia de Derechos Humanos. México ratificó la Convención Americana sobre Derechos Humanos, el 24 de marzo de 1981; la Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, el 23 de enero de 1986; y la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, el 22 de junio de 1987. A pesar de esta ratificaciones, el Ejército Mexicano viola los derechos humanos de las personas reunidas en la Primaria de El Charco, especialmente los establecidos en los artículos 1, 2 y 6 de la Convención Interamericana para Prevenir y Sancionar la Tortura, así como el artículo 7 de la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y erradicar la Violencia Contra la Mujer “Convención Belem Do Para”.
Además, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, señala:
Artículo 16
(...) Sólo en casos urgentes, cuando se trate de delito grave así calificado por la ley y ante el riesgo fundado de que el indiciado pueda sustraerse a la acción de la justicia, siempre y cuando no se pueda ocurrir ante la autoridad judicial por razón de la hora, lugar o circunstancia, el Ministerio Público podrá, bajo su responsabilidad, ordenar su detención, fundando y expresando los indicios que motiven su proceder.

Artículo 13
Nadie puede ser juzgado por leyes privativas ni por tribunales especiales. Ninguna persona o corporación puede tener fuero, ni gozar más emolumentos que los que sean compensación de servicios públicos y estén fijados por la ley. Subsiste el fuero de guerra para los delitos y faltas contra la disciplina militar; pero los tribunales militares en ningún caso y por ningún motivo podrán extender su jurisdicción sobre personas que no pertenezcan al Ejército. Cuando en un delito o falta del orden militar estuviese complicado un paisano, conocerá del caso la autoridad civil que corresponda.

25
Artículo 21.
La investigación de los delitos corresponde al Ministerio Público y a las policías, las cuales actuarán bajo la conducción y mando de aquél en el ejercicio de esta función (...)

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en su Recomendación
20/2000, consideró que las conductas de los militares que participaron en el operativo del día 7 de junio en la Primaria de la Comunidad de El Charco constituyeron graves transgresiones a los artículos 13, 16, 21 y 102-A de la Constitución, así como las disposiciones establecidas en los artículos 117 y 194 del Código Federal de Procedimientos Penales, así como los artículos 57, 81 (fracción III), 82, 83, 301, 382, 422 (fracciones I y V), 436 y 545 del Código de Justicia Militar.42
Testimonio de Ericka Zamora Pardo43
En el año 1998 era estudiante en el Colegio de Ciencias y Humanidades Azcapotzalco (CCH Azcapotzalco), y dentro de mis actividades extra escolares participaba en el Colectivo Estudiantil Revolucionario (CER), organismo que a su vez pertenecía al Comité Estudiantil Metropolitano (CEM) el cual era un espacio de encuentro amplio conformado por varios colectivos estudiantiles. Nuestra participación era básicamente en actividades estudiantiles, pero realizábamos diferentes actividades en favor de las comunidades indígenas chiapanecas, como participar en las caravanas (como la que logro romper el cerco a la zona zapatista), recolectábamos víveres, ropa, medicina y las llevábamos a la comunidad; participamos en la “Caravanas de Caravanas”, donde llegamos a la Garrucha a dejar víveres. A nivel personal me incliné por apoyar a la Organización Independiente de Pueblos Mixtecos y Tlapanecos (OIPMT), conformada por comunidades indígenas me ́phaas y nu’ saavis, lo que actualmente son las organizaciones Organización del Pueblo Indígena Me ́phaa (OPIM)44 y algunas comunidades nu’saavis son parte de la Organización para el Futuro de Pueblo Mixteco (OFPM), en el Estado de Guerrero. Estaba reciente la Masacre de Aguas Blancas45 y era del dominio popular que había influencia del
page26image18024
42 CNDH, Recomendación 20/2000, Caso de los hechos ocurridos en la escuela "Caritino Maldonado Pérez", en el poblado El Charco, Municipio de Ayutla de los Libres, Guerrero, el 7 de junio de 1998. Autoridad: Secretaría de la Defensa Nacional.
43 Las manifestaciones de la presunta víctima tienen un valor especial, pues es ella quien puede proporcionar mayor información sobre las consecuencias de las violaciones que pudieron haber sido perpetradas en su contra. Cfr. Corte IDH, Caso Herrera Ulloa vs. Costa Rica, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 2 de julio de 2004, párrafo 72; Corte IDH, Caso Maritza Urrutia vs. Guatemala, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 27 de noviembre de 2003, párrafo 53; y Corte IDH, Caso “Cinco Pensionistas”, Sentencia de 28 de febrero de 2003, párrafo 85.
44 La Corte Interamericana de Derechos Humanos en el año 2010 emite dos Sentencias en contra del Estado mexicano por las violaciones sexuales por parte de integrantes del Ejército mexicano en contra de dos mujeres indígenas me ́phaas; integrantes de la OPIM y dirigentes de la OPIM (Obtilia Eugenio Manuel y Cuauhtémoc Ramírez Rodríguez) tuvieron que emigrar de sus comunidades por las amenazas en contra de sus vidas y la de su familia.
45 El 28 de junio de 1995, 17 campesinos integrantes de la Organización Campesina de la Sierra del Sur (OCSS) se dirigían a un mitin político a la población de Atoyac en el Estado de Guerrero, y en el vado de Aguas Blancas fueron masacrados por agentes del agrupamiento motorizado de la policía guerrerense.
26
Ejército Popular Revolucionario (EPR),46 y por esto las comunidades sufrían represiones; en este estado existían los mismos problemas que en Chiapas, de represión, marginación, pobreza, presos políticos, sólo que nadie volteaba los ojos a Guerrero47, sobre todo después que el entonces Presidente Ernesto Zedillo hace una tajante distinción entre el EZLN y el EPR. A su juicio, el primero no recurre al ‘terror’ ni carece de ‘base social’ como el segundo, es decir la guerrilla buena y la mala.48

Ericka Zamora. Foto: José Carlo González 49
Al estado de Guerrero llegamos dos personas, el universitario Ricardo Zavala Tapia50 y yo, aproximadamente entre los días 3 o 4 de junio del año 1998, se había programado una asamblea para los días 6 y 7 de junio, en la Comunidad de El Charco. Entre los temas a tratar: los proyectos productivos y la propuesta de alfabetización que era la que llevábamos nosotros, asistieron a esta asamblea representantes de entre 15 o 20 comunidades nu ́saavis y me ́phaas aledañas, todas pertenecientes a la OIPMT. Los representantes de las diferentes comunidades llegan aproximadamente a las 6 de la
page27image11720
46 El Ejército Popular Revolucionario (EPR) es una organización guerrillera de México. Su brazo político es el PDPR (Partido Democrático Popular Revolucionario). Históricamente, el EPR había desarrollado sus actividades en los estados mexicanos de Guerrero y Michoacán. Sin embargo, poco después de las elecciones generales de México (2006), inició actividades de más amplio alcance y repercusión en la capital del país y otras áreas. Su primera aparición pública fue en Guerrero el 28 de junio de 1996, aniversario de la matanza de campesinos y copreros en el vado de Aguas Blancas, ordenada por el gobernador Rubén Figueroa. Las autoridades mexicanas los han relacionado con los remanentes del Partido de los Pobres. Disponible en Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_Popular_Revolucionario)
47 El Estado de mayor incidencia de pobreza alimentaria es Chiapas donde el 47 por ciento de su población se encuentra en esta situación, le sigue Guerrero con el 42 por ciento de población. Estimaciones del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), con base en el II Conteo de Población y Vivienda 2005, y la ENIGH 2005. CONEVAL, Informe de Evaluación de la Política de Desarrollo Social en México, 2008, página 43.
48 Declaraciones públicas del entonces Presidente Ernesto Zedillo, Diario La Jornada, 30 de agosto de 1996, página 1.
49 Portada, La Jornada, 31 de mayo de 2002.
50 Estudiante universitario de la carrera de Sociología en la UNAM, de 24 años, nacido en el Distrito Federal, México.
27
mañana, también estuvieron integrantes de un grupo armado. La asamblea fue muy tardada ya que hubo traducciones de mixteco a español y de español a mixteco, y concluye aproximadamente entre las 19:30 y 20:00 horas. Los dos universitarios que estuvimos presentes no sabíamos hablar mixteco. Decidimos quedarnos parte de los participantes porque éramos muchos, y porque en las comunidades indígenas mixtecas muchos no caminan de noche, los indígenas se quedan en el lugar donde les agarra la noche; además, en la comunidad de El Charco y las comunidades aledañas no contaban con luz, y eso es un elemento para que no se camine de noche, solamente una sí tenía pero estaba a kilómetros de distancia, la comunidad del Paraíso.
En asamblea se comentó que una semana antes había habido presencia de militares en la comunidad de El Piñal, pero como la asamblea de El Charco era una reunión de propuestas de proyectos productivos y de alfabetización no nos causó problema quedarnos, sólo se estaban tratando cuestiones sociales. También se quedaron algunos integrantes que creí eran del Ejercito Popular Revolucionario (EPR) y que después de mi detención supe que pertenecían al grupo armado Ejercito Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).51 Nos quedamos en la Primaria “Caritino Maldonado Pérez”, ésta consta de dos aulas y nos distribuimos en los dos salones para dormir, la guerrilla es vista en las comunidades indígenas como parte de una lucha y les tienen confianza.
Esa noche llovió, así que la obscuridad era total. Sentimos alrededor de las 2 de la mañana la presencia de personas, ya que se comienzan a escuchar gritos, y amenazas, los gritos decían; ‘que saliéramos que nos iban a dar nuestro chilate52 (bebida típica de la región) con pan’, ‘que saliéramos, o nos iban a matar’, ‘que lo íbamos a lamentar’; también se escuchaban unos sonidos emitidos por silbatos. Hasta ese momento no sabíamos quiénes nos amenazaban, por lo que los que estábamos en las aulas tomamos el acuerdo de no salir hasta que amaneciera para no correr riesgos. Cuando empieza a clarear alrededor de la 6 de la mañana un grupo de indígenas decide salir, quién encabeza este grupo es el indígena nu’saavi Honorio García Lorenzo, detrás de él van varios indígenas que habían decidido salir, él iba vestido con la ropa típica de la región. Para esa hora comenzaba a despejarse el cielo, había algunos rayos de luna por lo que se veía claramente que era una persona vestida de manta blanca, él grita que va a salir, que no disparen, le gritan que salga con las manos en alto y que cuando llegue a la cancha se tire boca abajo y justo cuando lo está haciendo empiezan a disparar, sobre él53 y sobre los salones, escucho que alguien grita ‘mortereenlos’, y se escuchan detonaciones pero no de balas sino de granadas, se ve el
page28image23816
51 El Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI) es una ruptura del EPR, mayoritariamente compuesta por el comité estatal de Guerrero del PDPR-EPR. La cual se da a conocer por vez primera el 17 de febrero de 1997 en un comunicado, pero no haría aparición hasta los meses de enero y junio de1998, tras la Masacre de El Charco. Información disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Ej%C3%A9rcito_Revolucionario_del_Pueblo_Insurgente
52 Es una bebida tradicional de Tierra Colorada preparada con cacao, arroz, maíz, canela y piloncillo (jugo de caña cosida) y se toma muy fría. Información disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Chilate
53 La Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su Resolución sobre la "Protección Especial de los Pueblos Indígenas" ha recomendando a los Estados miembros adoptar medidas para asegurar que sus agentes actúen con suma diligencia en esta tarea. CIDH, Resolución sobre la protección especial de los pueblos indígenas, OEA /Ser.L/V/II.29, doc 38, rev. (1972).Ver también Proyecto de Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobado por la CIDH durante su 95 período de sesiones, Informe Anual de la CIDH 1996, página 663. El artículo 4(1) de la Convención Americana establece que nadie debe ser privado de su vida arbitrariamente. Esta obligación del Estado debe ser interpretada a la luz de su deber de brindar especial protección a las comunidades indígenas y tribales que habitan bajo su jurisdicción.
28
fuego y se escuchan los estruendos. Sale el segundo grupo, en él va Ricardo Zavala Tapia, les dicen lo mismo y les disparan; yo veo cuando cae en la cancha. Alrededor de las 7 o 7 y media de la mañana decidimos salir los que quedábamos, que éramos unos cuantos, les grito que vamos a salir que no disparen, yo soy la primera en salir y sólo quedan en el salón los indígenas heridos, me dicen exactamente lo mismo, que salga a la cancha con las manos en alto y me tire boca abajo, detrás de mi venía el indígena Mario Chávez García quien iba herido de un costado pero podía caminar, y justo cuando me estoy tirando en la cancha comienzan a disparar y escucho que alguien detrás de mi se está ahogando, siento caliente en mi cuerpo y después me doy cuenta que estoy llena de sangre del indígena Mario Chávez García.54 Hasta el momento que salimos del salón me consta que sólo había tres muertos: Honorio García Lorenzo, José Rivera Morales y Ricardo Zavala Tapia, y que se encontraban dentro del salón los indígenas Fernando Félix Guadalupe y Ceferino Damián Marcos, quienes después aparecen masacrados.
En la cancha nos tienen como media hora tirados, luego a los hombres les dicen que se quiten la camisa, nos llevan de la cancha a una ladera alrededor de la cancha, ahí nos damos cuenta que todo un perímetro grande, que incluía la escuela, estaba rodeado por militares y por gentes que no vestían como militares; no sé si eran de la Marina, no portaban los uniformes verde olivo ni camuflados, ellos estaban vestidos de gris, además había helicópteros y camionetas Hummer. Nos revisan para cerciorarse que no llevamos armas, nos dicen que nos tiremos boca abajo con las manos en la nuca para ver si llevamos armas, un militar se sube a mi espalada55 y me pregunta si hay más gente en los salones, le respondo que sí, que hay gente herida; él les informa a sus compañeros que hay más gente en los salones y empiezan a disparar a los salones, de ahí nos separan a todos y nos comienzan a interrogar.
A mi me interroga el General Juan Alfredo Oropeza Garnica56 que durante el proceso me voy enterando que era el responsable de la 27 Zona Militar que estaba en el Ticuí en la Costa Grande. Me interroga sobre lo que hacía en El Charco, sobre las personas que estaban ahí, sobre mi participación en los colectivos de la UNAM, sobre quién está involucrado en la guerrilla, sobre la guerrilla, me amenaza y dice entre otras que soy ‘la puta de los guerrilleros’, ‘hija de tu pinche madre, tu eres parte de ellos, te vamos a partir tu madre’. Yo me doy cuenta que es el General Oropeza Garnica57 porque en su uniforme militar traía su apellido Garnica, me amenaza, me interroga, me insulta, después se va a interrogar a los
page29image24472
54 Violando los derechos a la vida, la integridad personal, las garantías judiciales y a la protección judicial de las víctimas, consagrados en los artículos 4, 5, 7, 8, 25 y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y en los artículos I, XVIII y XXVI de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.
55 El derecho a la protección judicial y la obligación del Estado de respetar y garantizar los derechos protegidos en la Convención Interamericana sobre Derechos Humanos.
56 El General Oropeza se graduó en 1971 en el curso de operaciones contrainsurgentes en la Escuela de las Américas, cuando la sede estaba en Panamá, en la base del Comando Sur del ejército estadounidense. Periódico El Universal, 16 de septiembre de 2006.
57 “Faltaban pocos días para la toma de posesión cuando un informe sobre la matanza de campesinos acusados de pertenecer a la guerrilla del EPR, ocurrida en 1998 en El Charco, comunidad de la sierra de Guerrero, llegó a las manos de Calderón”. Ahí se hacía referencia al papel que tuvo el general Oropeza, quien entonces era comandante de la zona militar en Acapulco. “Le habían traído la información de que Oropeza le había dado el tiro de gracia a una de las gentes en El Charco. Él personalmente le da el tiro de gracia a uno de los que detienen ahí. Eso hace que de última hora se dé un cambio”. La anécdota es de Isabel Arvide, periodista con más de tres décadas de experiencia, en los que ha tenido acceso privilegiado a los diferentes mandos militares. Información disponible en: http://www.animalpolitico.com/2011/07/el-lado-intimo-de-los-generales/
29
demás, después me interrogan dos personas que no se identifican y visten ropas de campesinos, las preguntas son las mismas. Mientras me interrogaban escuché disparos esporádicos por el lado de la escuela y la cancha.
Un militar que traía unos binoculares, quizás era como a la una tarde, se me acerca y me dice que la gente se está escondiendo en el cerro como animales, que si quería verlos, le dije que no. A mí me tenían a un lado de la Comisaría, ahí permanecimos como hasta las 3 o 4 de la tarde, el helicóptero daba vueltas, supongo se llevaba a los heridos y a los muertos; al último nos trasladan a todos los detenidos en un helicóptero rumbo a las instalaciones del Batallón 58 que está en Cruz Grande,58 van con nosotros el General Oropeza Garnica, y otros militares, íbamos esposados y sin poder hablar. De ahí nos transportan en camiones militares a la Novena Región Militar, de Cumbres de Llano Largo, en Acapulco. Llegamos al anochecer, nos dicen que tenemos que orinar porque nos van a hacer un examen de orina, nos llevan a unos dormitorios pero siempre cuidándonos para que no pudiéramos hablar entre nosotros, nos dan agua a beber, creo que contenía algunas sustancias el agua, ya que después sacan a los medios de comunicación los resultados de estos exámenes y dicen en mi caso que tenía cocaína y otras sustancias, y yo tenía meses que ni una pastilla para dolor de cabeza había ingerido.59
Posteriormente nos dan unas tortas que nadie comió, comienzan los interrogatorios, me llevaban a los baños de esos dormitorios para interrogarme. Había unas sillas metálicas que es donde me sentaban para interrogarme, ahí me dieron unas hojas en blanco, me dicen que dibuje cómo estaba la escuela, donde estaban los muertos, de los que yo me percaté; yo lo hago en ese momento y pongo a quien hasta ese momento me advierto había muerto en la cancha. Fueron dos personas las que me hicieron hacer esto, uno que la hacía
page30image17536
58 Población ubicada en el estado de Guerrero.
59 El artículo 7 de la Convención Americana dispone que: 1. Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales; 2. Nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los Estados partes o por las leyes dictadas conforme a ellas; 3. Nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios; 4. Toda persona detenida o retenida debe ser informada de las razones de su detención y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra ella; 5. Toda persona detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendrá derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad, sin perjuicio de que continúe el proceso. Su libertad podrá estar condicionada a garantías que aseguren su comparecencia en el juicio. 6. Toda persona privada de libertad tiene derecho a recurrir ante un juez o tribunal competente, a fin de que éste decida, sin demora, sobre la legalidad de su arresto o detención y ordene su libertad si el arresto o la detención fueron ilegales. En los Estados Partes cuyas leyes prevén que toda persona que se viera amenazada de ser privada de su libertad tiene derecho a recurrir a un juez o tribunal competente a fin de que éste decida sobre la legalidad de tal amenaza, dicho recurso no puede ser restringido ni abolido. Los recursos podrán interponerse por sí mismo o por otra persona. Además, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha manifestado, en relación con los incisos 2 y 3 del artículo 7 de la Convención, sobre la prohibición de detenciones o arrestos ilegales o arbitrarios, que: “según el primero de tales supuestos normativos [artículo 7.2 de la Convención] nadie puede verse privado de la libertad sino por las causas, casos o circunstancias expresamente tipificadas en la ley (aspecto material), pero además, con estricta sujeción a los procedimientos objetivamente definidos en la misma (aspecto formal). En el segundo supuesto [artículo 7.3 de la Convención], se está en presencia de una condición según la cual nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento por causas y métodos que - aún calificados de legales- puedan reputarse como incompatibles con el respeto a los derechos fundamentales del individuo por ser, entre otras cosas, irrazonables, imprevisibles o faltos de proporcionalidad. Cfr. Corte IDH, Caso de los Hermanos Gómez Paquiyauri vs. Perú, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 8 de julio de 2004, párrafo 83; Corte IDH, Caso Maritza Urrutia vs. Guatemala, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 27 de noviembre de 2003, párrafo 65; y Corte IDH, Caso Bulacio vs. Argentina, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 18 de septiembre de 2003, párrafo 125.
30
de bueno y el otro de malo, el que la hacía de malo se va y se lleva la hoja con el dibujo, el otro que la hacía de bueno se queda conmigo y me dice que él es del estado de Hidalgo, de Tulancingo, y me dice que le diga al otro todo lo que me pregunte para que no me haga nada, pero que él va a estar ahí para que no me haga nada. Regresa el que la hacía de malo y sale el que la hacía de bueno, me comienza a interrogar de la misma manera, preguntándome sobre quiénes de los que estaban ahí eran de la guerrilla, los nombres de los guerrilleros, me preguntan sobre el Comandante Antonio60 y Aurora61 quienes eran los que firmaban los comunicados de la guerrilla; yo le digo que no los conozco que sólo sé de ellos por la prensa; me interrogan sobre los colectivos de la UNAM, sobre el movimiento social de Guerrero; me preguntaron sobre Rocío Mesino y Ranferi Hernández, que eran integrantes de la Organización Campesina de la Sierra del Sur. No recuerdo en qué momento alguien entra con unas vendas y me pregunta si sé para qué sirven, yo les respondo que para que se venden las manos y golpearme, sólo se rieron, ahora yo también me río. Después, como a las 9 de la noche, aclaro que son como tiempos en los que yo me voy guiando, pudieran ser no tiempos reales, alguien entra al baño y les dice que se están tardando mucho, que ya me venden. Me ordenan desnudarme y me vendan, me esposan con las manos hacia atrás y conectan un cable, y empiezan a darme toques eléctricos, las descargas principales fueron en los pies; no resisto mucho, me desmayo y no sé qué pasa; cuando despierto tienen unas hojas ahí, me dicen que las firme, si no me volverán a hacer lo mismo; un militar jugaba con un bat de beisbol pasándoselo de mano en mano. En la medida que voy firmando62 me van devolviendo la ropa, cuando termino de firmar ya estoy vestida. En un cuarto cercano se escuchaba que estaban interrogando a alguien, se escuchan golpes y sonidos que la persona que tenían emitía, me sacan del baño, ya había amanecido, era 8 de junio. Me llevan a los dormitorios, eran como las 7 u 8 de la mañana, ahí veo que ya estamos todos los detenidos, que sólo falta Efrén, por lo que le pregunto a un militar dónde está la persona que falta, y el sólo me hace una señal en el cuello como diciéndome que lo habían matado. Yo pienso, si yo estoy ahí seguramente también él; el militar me pregunta que cómo sé que falta, le respondo que éramos 22 y sólo estamos 21; dos horas después veo que llevan a Efrén entre dos militares y que él apenas podía caminar por la tortura que sufrió.
Alrededor de entre las 10 u 11 de la mañana nos trasladan a las instalaciones de la Procuraduría Estatal, en camionetas blindadas. En la Procuraduría, los judiciales nos dicen que si llegaban los guerrilleros a tratar de rescatarnos los iban a matar, nos empiezan a interrogar; a mi me llevaron a una oficina cerrada donde están dos personas que me dicen que son de Gobernación, quienes comienzan a interrogarme nuevamente sobre qué hacía
page31image27512
60 Jacobo Silva Nogales (Comandante Antonio), exguerrillero y fundador del Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI). Información disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Jacobo_Silva_Nogales
61 Gloria Arenas Agis (Coronela Aurora), exguerrillera y fundadora del ERPI. Información disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Gloria_Arenas_Agis
62 En el Informe de la Comsión Interamericana sobre la Situación de los Derechos Humanos en México de 1998 se describe lo siguiente: “Cabe referirse igualmente a los hechos vinculados con el operativo de las fuerzas de seguridad mexicanas en la localidad de El Charco, el 7 de junio de 1998, mencionadas en el capítulo del presente informe referente al derecho a la vida. Una de las detenidas al finalizar dicho operativo, Erika Zamora Pardo, formuló graves acusaciones: (...) denuncio al ejército federal por obligarme a firmar una declaración militar utilizando tortura física y sicológica. (...) me vendaron los ojos, me desnudaron totalmente y me pusieron toques eléctricos en los pies. La declaración ante el Ministerio Público federal fue bajo presión de agentes de gobernación, quienes me obligaron a declarar y a involucrar a personas, amenazando con desaparecerme y también a mi familia”. CIDH, Informe sobre la Situación de los Derechos Humanos en México, OEA/Ser.L/V/II.100 Doc. 7 rev. 1, Capítulo IV, 24 de septiembre de 1998, párrafo 335.
31
en El Charco, mis actividades en la UNAM, los colectivos de la UNAM, la guerrilla, los movimientos sociales. Me dicen que si no les firmo me va a ir igual que con los militares, me empiezan a dar las direcciones de mi familia, sus nombres, la dirección de donde yo había vivido en la Ciudad de México; yo les firmo, cuando termina el interrogatorio me llevan a los separos y voy al baño donde lavo con sólo agua la ropa que vestía y que era la misma con la que fui detenida: una playera color vino manchada de sangre, unos pantalones de mezclilla azules, porque el olor de la sangre ya era insoportable y me pongo la ropa mojada esto resulto peor porque el olor se volvió más insoportable con la humedad y el calor.
En la Procuraduría estuvimos hasta el día 11 de junio que es cuando nos llevan al Penal. En este lapso nos llevan a las instalaciones de la PGR y a las instalaciones de la Novena Región Militar a Efrén y a mi, ahí me dicen que reconozca mis pertenencias, reconozco mi mochila, los libros que traía, mis zapatos, la ropa, y después nos iban a presentar a la prensa vestidos de militares y con las armas con las que nos estaban acusando que traíamos. Pero justo cuando a mi me están obligando a ponérmelo llega un militar y les dice que ya me dejen porque está la CNDH, eso evita que nos vistan así a Efrén y a mí de guerrilleros.
Nos regresan a las instalaciones de la Procuraduría, ahí el entonces Subprocurador Omar Maganda63 me interroga, me muestra fotografías de los muertos y los heridos, y ahí me doy cuenta quiénes son los muertos y quiénes los heridos, y dónde quedan cada uno, quería que le dijera quiénes eran los guerrilleros y sus comandantes. También me doy cuenta que a los muertos les plantaron armas, me pregunta quiénes eran los guerrilleros, quién era comandante, yo le respondí que viera como estaban vestidos de civiles, que era evidente que les habían sembrados las armas, que eran indígenas mixtecos de la comunidad. Ahí me doy cuenta que algunos sólo tenían pequeños orificios en el abdomen, otros sí tenían disparos de armas de fuego, yo supongo que algunos de ellos sólo estaban heridos cuando les tomaron esas fotografías, yo me imagino que después les dan el tiro de gracia, porque después platicando con los familiares de las víctimas me doy cuenta que los cuerpos se los entregan de diferente manera a como yo los vi en las fotografías. De acuerdo con el testimonio de los familiares, los cuerpos los entregaron casi desechos, y en las fotos que me mostró Omar Maganda sólo Ricardo Zavala Tapia tenía la cara deshecha.
Nos llevan a las instalaciones de la PGR, donde me dan unos huaraches, porque yo hasta ese momento estaba descalza. La Comisión Nacional de Derechos filma mi testimonio, no recuerdo si fue el día 8 o 9 de junio, yo les digo que nos hicieron firmar bajo tortura. Sólo hasta que ingreso al Penal dejo de usar la ropa ensangrentada con que me detuvieron, cuyo olor era insoportable, para utilizar el uniforme del penal. Después llega un oficio, no recuerdo en qué fecha, donde informan que van a quemar la ropa con que nos detuvieron ya que se está agusanando y el olor era ya insoportable.
Somos presentados ante el Juzgado Cuarto de Distrito el día 12 de junio y ahí nos enteramos de que estamos acusados de los delitos de Terrorismo, Asociación Delictuosa, Acopio de Armas y Portación de Armas; a mi me acusan además de portar un AK 47. Nuestra defensa es un abogado de oficio, quien realiza una excelente defensa, nos quita los
page32image31136
63 Héctor Omar Maganda Salazar, Subprocurador de la Procuraduría de Justicia Estatal del estado de Guerero en 1998.
32
delitos de Terrorismo, Asociación Delictuosa y Acopio de Armas, sólo nos dan el auto de formal prisión a Efrén y a mí por Portación de Armas. Los demás indígenas habían sido liberados, hasta ese momento no había podido hablar con mi familia; después, no recuerdo la fecha, le permiten a mis padres y a mi hermana en compañía del Dr. Javier Mujica que pertenecía a un organismo no gubernamental entrar al Penal de Acapulco, verme un momento. Mi hermana lleva un pedazo de papel y una pluma donde le escribo que fuimos torturados, mi hermana lleva esa nota a el periódico La Jornada.
Como el 20 o 21 de junio nos inician un nuevo proceso a Efrén y a mí ante el Juzgado Segundo de Distrito, ahora por los delitos de Rebelión, Conspiración e Invitación a la Rebelión; en el caso de los indígenas por los delitos de Rebelión y Conspiración, por lo que la Juez y el Ministerio Público Federal y militares que estuvieron en todas nuestras audiencias posteriores se presentan a tomarnos la declaración en el área del hospital del penal de Acapulco, pues ya estaban ahí los indígenas que habían sido heridos. En el reclusorio nos tienen con la población que está infectada por tuberculosis, nosotros no lo sabíamos, de hecho ellos nos prestan los platos para que pudiéramos comer, mi primer plato fue un pedazo de envase, después me regaló un plato un enfermo de tuberculosis recuerdo que estaba roto y para que no goteara le habían puesto un chicle. Las celdas tenían barrotes de concreto en la parte de atrás, pero cuando llegamos las cerraron casi por completo. Sólo dos o tres meses después de haber ingresado a los presos políticos que estaban en el reclusorio les fue permitido acercársenos.
En julio de 1999, la Relatora Especial de Ejecuciones Extrajudiciales de la ONU, la Sra. Asma Jahangir nos visita en el penal. Platicamos lo sucedido el 7 de junio de 1998 en la Comunidad de El Charco, ella tiene acceso a la información y al video que le proporciona la CNDH, donde se cerciora que tengo los pies lesionados por las tortura. En su informe dice que el Estado mexicano no había proporcionado la información que ella solicitó pero que con los elementos que tiene puede decir que sí hubo ejecuciones extrajudiciales y tortura.
El 6 de noviembre de 1999, sin previa notificación,64 Efrén Cortés y yo y otros presos políticos somos trasladados al Centro Federal de Rehabilitación Social de Puente Grande65
page33image21232
64 Según la versión oficial, cuando en la cárcel de Acapulco se descubrieron los supuestos planes de fuga, el director, Jesús Torres Quiroz, pidió a sus superiores, y éstos al Director General de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Yunes, que se hicieran exámenes criminológicos para valorar a los seis presos políticos. En el expediente aparecen los dictámenes técnicos en los que se dice que Ericka Zamora, "por sus características de personalidad, se observa con capacidad para planear y ejecutar conductas que van en contra de las normas socialmente establecidas". El 6 de noviembre de 1999 se desarrolló en el Cereso de Acapulco una ostentosa operación con agentes de la Policía Judicial Federal, la Federal Preventiva y custodios del reclusorio, para sacar a los seis presos políticos. Ericka Zamora se resistió y la llevaron arrastrando, desde los dormitorios hasta el estacionamiento, donde los esperaban otros policías en una camioneta Suburban que los llevó al aeropuerto. En un avión de la PGR escucharon una voz: "A estos sí, pártanles la madre, porque estos sí son guerrilleros, son del ERPI y del EPR". Y esa frase anunció tormentos que nunca antes se imaginaron. Erika Zamora dijo después a su hermana Evelin, que la visitó en el penal de Puente Grande, que prefería los toques eléctricos que le dieron en el cuartel de la Novena Región Militar de Acapulco, cuando fue detenida y torturada por militares, que los golpes que recibió durante más de cuatro horas de camino a Puente Grande. En el avión, los sentaron de dos en dos; al fondo Erika Zamora y Virginia Montes. En el vuelo comenzaron las torturas y las preguntas: ¿Cuál es tu nombre de guerra? ¿Cómo te llamas en el ERPI? ¿A cuántos de los nuestros has matado? ¿En qué enfrentamientos has participado? ¿Quiénes son tus dirigentes? Y los golpes en todo el cuerpo no paraban. Una y otra vez las mismas preguntas, sin parar, durante más de dos horas de vuelo. Para las mujeres los interrogatorios eran todavía más denigrantes: ‘Estas
33
(CEFERESO), en el Estado de Jalisco. El traslado lo realizan agentes de la Procuraduría General de Justicia (PGR), vamos esposados con las manos atrás, nos llevan al aeropuerto de Acapulco, nos suben a una avioneta y en el trayecto nos patean, nos dicen que nos llevan a las Islas Marías, cuando nos bajan de la avioneta, gente de Seguridad Externa del Penal Federal nos suben en un autobús, nos golpean, una custodia hace como que me acaricia la costilla y luego me pone un arma en la costilla. Al ingresar al Penal, en la aduana, nos hacen revisión, nos ponen a los perros junto a nuestros oídos, me hacen hacer sentadillas desnuda, me hacen el tacto vaginal y anal. Yo tenía el cabello largo, por lo que me llevan arrastrando de los cabellos a la celda, antes nos dicen que a todo tenemos que contestar “Sí Señor” o “No Señor”, y caminar con la cabeza agachada. A las mujeres nos trasladan al Centro de Observación y Clasificación (COC), ahí nos ponen en el pasillo de tratamientos especiales, constaba de dos celdas, una estaba ocupada por una mujer y en la otra me ponen con Virginia Montes, ya que el CEFERESO está diseñado para población masculina y no cuenta con celdas para mujeres. Ahí nos cortan el cabello corto; el desodorante, los dos pants y las sandalias son de hombre, sólo contábamos con dos mudas de ropa interior, no se podía hablar con nadie, era un motivo de castigo, las puertas son automatizadas, si esta abierta una no se puede abrir otra.
En julio del 2001 sale una Recomendación de la CNDH66 para que las mujeres seamos trasladadas a Penales Estatales. A las dos mujeres que íbamos de Guerrero nos trasladan al Penal de Chilpancingo, es la Policía Federal Preventiva (PFP) quien nos traslada. Este
page34image15680
cabronas son de carrera larga’ ¿A ver, cuántos maridos has tenido? Y amenazaban con tirarlas al mar desde el avión. En el aeropuerto de Guadalajara los esperaba otro grupo de la Judicial Federal, de la Federal Preventiva y guardias de seguridad externa del Cefereso de Puente Grande, a quienes una voz les dijo nuevamente: ‘A estos sí, pártanles la madre, son guerrilleros, del ERPI y del EPR’. Los policías cumplieron la instrucción y reanudaron las torturas en el autobús, con más crueldad que en el aire. Gutierrez, Maribel. “Acusadas de pertenecer al ERPI, dos presas políticas sufren trato inhumano en el penal de Puente Grande, Jalisco”, Diario la Jornada, Semanario Triple Jornada, No. 20, 4 de abril del 2000.
65 El traslado se realiza cuando Miguel Ángel Yunes Linares era el Director de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación.
66 En uno de los comunicados de CIMAC se informa que: “El Centro de Derechos Humanos ‘Miguel Agustín Pro’ denunció las graves irregularidades en el traslado de Ericka Zamora Pardo y Virginia Montes González, presas políticas recluidas en condiciones inhumanas en el Centro Federal de Máxima Seguridad (Cefereso II) de Puente Grande, Jalisco. En un comunicado, dirigido a Alejandro Gertz Manero, Secretario de Seguridad Pública y Servicios a la Justicia, se indicó que ambas fueron trasladadas del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Acapulco, el 6 de noviembre de 1999, por elementos del Ejército Mexicano y la Policía Federal Preventiva, quienes las esposaron y vendaron los ojos. Las recluidas denunciaron que en distintas ocasiones fueron sometidas a actos humillantes y degradantes e incluso señalaron actos de tortura física y psicológica por parte de la policía, además de violaciones a derechos humanos sancionados y tipificados por la legislación nacional e internacional. Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), ‘Presas políticas, víctimas de anomalías por parte de autoridades: CDH’, 27 de febrero de 2001.
Por su parte, la organización Amnistía Internacional, el 16 de julio de 1998, emite la Acción Urgente: “(...) Ericka Zamora Pardo y Virginia Montes González, las dos mujeres trasladadas al Penal de Máxima Seguridad de Puente Grande, se encuentran recluidas en una prisión que, según los informes, es exclusivamente para hombres y no cuenta con instalaciones separadas para mujeres. Si esto es cierto, Amnistía Internacional cree que el bienestar físico y psicológico de estas mujeres está siendo gravemente amenazado, y que las autoridades mexicanas han infringido la regla 8.a de las Reglas Mínimas de las Naciones Unidas para el Tratamiento de los Reclusos, que dice: ‘Los reclusos pertenecientes a categorías diversas deberán ser alojados en diferentes establecimientos o en diferentes secciones dentro de los establecimientos, según su sexo y edad, sus antecedentes, los motivos de su detención y el trato que corresponda aplicarles. Es decir que: a) Los hombres y las mujeres deberán ser recluidos, hasta donde fuere posible, en establecimientos diferentes; en un establecimiento en el que se reciban hombres y mujeres, el conjunto de locales destinado a las mujeres deberá estar completamente separado’”. Amnistía Internacional, ‘Temor por la Seguridad de...’. PÚBLICO Índice AI: AMR 41/31/99/s, 11 de noviembre de 1999.
34
traslado es diferente, aunque vamos esposadas de pies y manos, pero no nos golpean. En este contexto en el que se da la Recomendación de la CNDH había una negociación impulsada por los compañeros de la UNAM, quienes a través de la Rectoría de la UNAM impulsaron negociaciones con la Secretaría de Gobernación y con el Gobierno del Distrito Federal, para que fuera trasladada a un Penal del D.F., quien había dado una anuencia de cupo, que es uno de los requisitos que piden los Penales Federales, en ese contexto se da la Recomendación de la CNDH. En el Penal de Chilpancingo yo tengo mayor comunicación con el CEM y el 8 de mayo decidimos agotar el último Recurso: el Amparo Directo; y yo me pongo en huelga de hambre exigiendo que mi proceso sea apegado a Derecho.67
El 7 de junio, los que estábamos durmiendo en la Primaria, éramos población civil, la mayoría indígena, desarmados y sometidos, y el Ejército nos dispara, ellos dicen que fue un enfrentamiento, pero no hubo un solo integrante del Ejército lastimado y herido, y por parte de la población civil hay 11 muertos y 5 heridos. La Masacre de El Charco es una herida abierta, y a casi 14 años los militares están en total impunidad.68 Salgo libre el 30 de mayo de 2002, absuelta de todos los cargos que se me imputaron, pero siempre preguntándome ¿A quién benefició que no se impulsaran los proyectos productivos y educativos? ¿A quién le benefició que no se convirtieran en Municipio Autónomo la Comunidades nu’saavi? ¿Quién ordenó la Masacre?

Autor de Fotografía Desconocido. Semanario La Palabra.69
page35image14920
67 De acuerdo a información publicada por CIMAC: “Para apoyar la resolución del amparo por la libertad de Ericka Zamora Pardo, alumnas y alumnos que integran la ‘Coordinadora Universitaria por la Libertad de Ericka Zamora Pardo’ llegaron ayer a esta capital a donde harán mítines y marchas. El Tribunal Colegiado deliberará mañana jueves para determinar si la exalumna de la UNAM saldrá libre del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Chilpancingo, donde está en huelga de hambre desde hace 22 días para exigir su libertad. Lo anterior fue informado por Haydé Martínez, de la Coordinadora Universitaria que agrupa a estudiantes y catedráticos y catedráticas de la UNAM y del IPN, al tiempo que aprovechó para que el próximo 31 de mayo marchen del zócalo al Cereso donde se encuentra Ericka. Martínez indicó que las y los integrantes de la Coordinadora llegarán por lo menos en cinco autobuses procedentes de la Ciudad de México. La acusada de pertenecer al Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI), detenida el 7 de junio de 1998 en El Charco, recibió el martes pasado la visita de representantes de la Coordinadora. Zamora confía en que en la sesión del Tribunal del jueves determinará su libertad. Por su parte, Alba Nélida García, secretaria de Acción Femenil del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Guerrero (STAUAG), quien ha visitado en varias ocasiones a Zamora Pardo, denunció que Ericka sufre trastornos físicos por la huelga de hambre que lleva, pero a pesar de ello ‘esta mujer está muy fuerte y convencida de su lucha’”. Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), ‘Cientos de estudiantes y profesores toman Chilpancingo’, 29 de mayo de 2002.
68 El Estado mexicano ha incumplido su obligación de investigar los hechos del caso y juzgar y sancionar a los responsables, conforme a los artículos 8 y 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.
69 Semanario La Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página 7.
35

Testimonio de Efrén Cortés Chávez
Nací en Cruz Grande, estado de Guerrero. Desde la edad de 15 años he venido realizado trabajo de campo con comunidades indígenas, sobre todo el tema de la democracia interna, autonomía, autosuficiencia alimenticia, la defensa de territorio, y participe en el Frente Democrático Nacional. Llevaba varios años trabajando el aspecto formativo con las comunidades indígenas de la montaña de Costa Chica, los temas del derecho a la libre determinación, auto sustentabilidad, la defensa de territorio, autonomía, yo participaba activamente con la Organización Independiente de Pueblos Mixtecos y Tlapanecos (OIPMT); la región siempre se ha caracterizado por la presencia de grupos armados rebeldes.
Yo llevaba aproximadamente 15 días en la comunidad de El Charco, estaba trabajando en la propuesta de los proyectos productivos que se podían llevar a cabo en la región mixteca. La asamblea del día 6 de junio del año 1998 se realizó para tratar principalmente dos temas: el relacionado con la producción (la siembra de aguacate y café) y la autonomía de la zona mixteca del estado de Guerrero. Participaron en esa asamblea aproximadamente 150 indígenas mixtecos de alrededor de 40 comunidades pertenecientes a la OIPMT, estuvieron presentes también dos universitarios cuya propuesta era la alfabetización; entre los planteamientos de este día destacaba la propuesta de separación de la región mixteca autonómicamente y de facto, para formar un Municipio Autónomo Mixteco, porque los recursos son manejados por la gente mestiza y no llegan a la montaña. El día 6 de junio una columna de un grupo armado llegó a la asamblea y solicitó permiso para estar presente en la reunión; al finalizar la asamblea, el grupo manifestó su solidaridad con las propuestas de las comunidades mixtecas y se comprometió a apoyar los acuerdos de asamblea, y también manifestaron que había una ruptura con el EPR y que se había formado un nuevo grupo rebelde el Ejercito Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI).
La reunión termina alrededor de las 6 de la tarde, los demás indígenas se fueron y nos quedamos aproximadamente 50 personas, entre ellas alrededor de 10 integrantes del ERPI, todos en la Primaria “Caritino Maldonado”, que contaba con 4 aulas, dos de frente y dos detrás; nos quedamos en las de enfrente y otros se acuestan en la cancha, después se meten a las aulas porque esa noche llovió.
Los que nos quedamos, nos dormimos entre las 9 y 10 de la noche, y alrededor de las 2 de la mañana del día 7, llegan los militares con un megáfono, y disparando nos gritan ‘pinches indios’, ‘la van a pagar ustedes’, que está cercada la escuela, que nos rindiéramos. Los que estábamos en los salones preguntamos que quiénes son y ellos responden que es el Ejército; manifestamos que en los salones la mayoría es gente civil desarmada,70 pero el ejército responde que no se va a respetar, porque aunque estemos desarmados algo tenemos que ver con la gente armada. Comienzan los fuegos cruzados, ya que al parecer el Ejército se confronta con columnas o columna del ERPI, por el lado de Coxcatlán y Tepuente, esto como entre un kilometro o 500 metros; el Ejército lanza granadas contra la columna y contra la Escuela también. Algunos miembros del ERPI que se habían quedado
page36image27416
70 Los militares actuaron contrariamente al jus cogens. Cfr. Corte IDH, Caso ‘Trabajadores cesados del Congreso’ (Aguado Alfaro y otros) vs. Perú, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 24 de noviembre de 2006, párrafo 11.

36
en uno de los salones logran escapar, y entre las 7 y 8 de la mañana los civiles que quedábamos dentro de un salón gritamos que vamos a salir que nos rendimos, que no tenemos armas. Cuando salimos puedo constatar que sólo había tres personas masacradas, los soldados disparan71 sobre nosotros, incluidos los heridos, cuando estamos tirados boca abajo en la cancha, disparaban72 desde arriba de la escuela, la mayoría de los masacrados eran indígenas civiles, desarmados y rendidos, cuatro de los que aparecen masacrados eran parte del grupo armado, pero todos los demás eran civiles indígenas mixtecos, que gritamos que nos rendíamos. Cuando salimos a la cancha yo vi con vida a Mauro González Castro que era Comisario de la Comunidad de Ahuacachahue, también estaba vivo Apolonio Jiménez García; salen caminando hacia la cancha Honorio García Lorenzo y Mario Chávez García. Mismos que después aparecen masacrados, y también estaba vivo Fernando Félix Guadalupe.
Después nos dicen que avancemos, nos separan y nos interrogan, siempre grabándonos los militares. A mí me interroga el General Oropeza Garnica,73 me interroga sobre que si había gente de estructura de la guerrilla nacional ahí, que si en la columna del ERPI había gente de estructura, ¿Quiénes de la vida social tenía nexos con la guerrilla? ¿Cuánta gente armada estaba? ¿Cuál era mi responsabilidad? ¿Cuánta gente armada estaba? ¿Quiénes se escaparon? ¿Qué diputado o senador del PRD74 apoyaba a la guerrilla? ¿Quién del interior del PRD tiene nexos con la guerrilla?, mientras me interrogaban me grababan, me dicen que desde hace tiempo me estaban dando seguimiento sobre con quién me relacionaba, y a mi familia también le daban seguimiento.
Aproximadamente desde las 8 de la mañana hasta que nos trasladan nos tuvieron sólo cubiertos por trusa a los hombres.
Es verdad que había armas en la escuela, las que portaban los rebeldes, pero ahí había reunidas más de 50 personas que nos habíamos quedado a dormir, algunas lograron escapar, otras fuimos detenidas y 11 masacradas.
Nos trasladaron75 a la Novena Región de Cumbres de Llano Largo donde somos golpeados, y nos toma declaración el Ministerio Público Militar. Me interrogan, las preguntas son las mismas,
71 En este sentido, la salvaguarda del derecho a la vida requiere que se realice una investigación oficial efectiva cuando hay personas que pierden la vida como resultado del uso de la fuerza por parte de agentes del Estado. Cfr. Corte IDH, Caso Myrna Mack Chang, vs. Guatemala, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 25 de noviembre de 2003, párrafo 157; y Corte IDH, Caso Juan Humberto Sánchez vs. Honduras, Excepción Preliminar, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 7 de junio de 2003, párrafo 112.
72 “En casos de ejecuciones extrajudiciales es fundamental que los Estados investiguen efectivamente la privación del derecho a la vida y castiguen a todos sus responsables, especialmente cuando están involucrados agentes estatales, ya que de no ser así, se estarían creando, dentro de un ambiente de impunidad, las condiciones para que este tipo de hechos vuelva a repetirse, lo que es contrario al deber de respetar y garantizar el derecho a la vida”. Corte IDH, Caso Myrna Mack Chang, Op. Cit., párrafo 156.
73 “(...) Los agentes estatales no sólo faltaron gravemente a sus deberes de prevención y protección de los derechos de las presuntas víctimas, consagrados en el artículo 1.1 de la Convención Americana, sino que utilizaron la investidura oficial y recursos otorgados por el Estado para cometer las violaciones. En tanto Estado, sus instituciones, mecanismos y poderes debieron funcionar como garantía de protección contra el accionar criminal de sus agentes. No obstante, se verificó una instrumentalización del poder estatal como medio y recurso para cometer la violación de los derechos que debieron respetar y garantizar”. Cfr. Corte IDH, Caso Goiburú y otros vs. Paraguay, Sentencia de 7 de agosto de 2009, párrafo 66.
74 Partido de la Revolución Democrática.
page37image32304
75 El Principio 2 para la protección de todas las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión señala que: “el arresto, la detención o la prisión sólo se llevarán a cabo en estricto cumplimiento de la ley y por

37
me obligan a firmar y me meten a un cuarto y me torturan.76 Me dan ahogamientos, golpes, me vendan todo el cuerpo a excepción de las tibias, la zona genital, la zona cervical, y en la cabeza; luego mojan la venda y me dan los toques eléctricos en las partes donde no estoy vendado, esa práctica hace que los toques sean intensos. Me tratan de obligar a declarar que estoy en contra de la guerrilla y me graban, las preguntas son las mismas, y me dan 7 sesiones de tortura, me daba mucho trabajo caminar por la tortura que me aplicaron.
Autor de Fotografía Desconocido. Seminario La Palabra.77

page38image6480
funcionarios competentes o personas autorizadas para ese fin”. El Principio 4 señala que: “Toda forma de detención o prisión y todas las medidas que afectan a los derechos humanos de las personas sometidas a cualquier forma de detención o prisión deberán ser ordenadas por un juez u otra autoridad, o quedar sujetas a la fiscalización efectiva de un juez u otra autoridad”. ONU, ‘Conjunto de Principios para la Protección de Todas las Personas Sometidas a Cualquier Forma de Detención o Prisión, Adoptado por la Asamblea General en su resolución 43/173, de 9 de diciembre de 1988.
77 Semanario La Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página10.
38
Testimonio de Anastasio Ramírez Simona
Soy de la Comunidad de la Concordia. La asamblea del 6 de junio de 1998 era para tratar los temas de proyectos productivos y cuestiones de política para beneficio de nuestras comunidades; de mi comunidad asistió también el Comisario y su secretario; nuestra comunidad está muy arriba del cerro, los recursos no llegan a la zona mixteca; en aquel tiempo casi no hablábamos el castellano. En esta asamblea nos reunimos aproximadamente 160 campesinos.
Los militares llegaron como a la 1 de la mañana, y nos gritaban que éramos animales, perros, que saliéramos, luego dispararon sobre las aulas, atravesaron las paredes de la escuela e hirieron a varios compañeros indígenas. Nosotros no queríamos salir, lo hicimos cuando ya era de día, arrastrándonos boca abajo. El gobierno mató mucha gente civil, éramos campesinos, yo lo vi salir vivo caminando rumbo a la cancha a Manuel Francisco Prisciliano; él no sabía español y cuando los militares gritaron que no alzáramos la cara, él la alzó y le dispararon. A mi me golpearon, me patearon, cuando me interrogaban, los militares llevaban su rostro cubierto; el gobierno no dejó que entrara nadie el día 7, ni periodistas ni nadie.
Testimonio de Juan García de los Santos
Soy de la Comunidad de Mesón Zapote. La asamblea del 6 de junio de 1998 era para organizarnos y llegaran los recursos a la zona mixteca, a esta zona nunca llegan; yo iba acompañando a mi suegro que era Suplente de Comisariado Principal de la comunidad, asistimos 4 representantes de la comunidad, y en la asamblea éramos como 160 entre niños, señores y Comisarios, de comunidades mixtecas. No nos habían dado fertilizantes para la siembra, y ya se venían los tiempos de las aguas, teníamos que ver qué se hacía además de ver qué proyectos productivos se impulsarían en las comunidades.
Como a la una o dos de la mañana llegaron los militares, gritaban que éramos gente armada, delincuentes y nos rodearon, llegaron por Tepango y por Ahuezutla, algunos de los civiles que estábamos ahí lograron escaparse, yo no pude porque iba con mi suegro y estaba herido por un vidrio que cayó cuando las ráfagas traspasaron las paredes. Me hirieron en la frente del lado derecho. Cuando salí, estaba en el salón herido pero con vida Fernando Félix Guadalupe, él fue herido cuando dispararon a las aulas a las 2 de la mañana; salió a la cancha con vida Apolonio Jiménez García, él iba detrás de mi, escuché cuando me gritó ‘Juan ahora sí ya me pegaron’. Varios compañeros no entendían el castellano.
Me llevaron a un Hospital Naval, estuve ahí 15 días, de ahí en este tiempo yo estaba inconsciente y mi familia me buscó, fueron al Semefo donde se equivocaron de persona y recogieron el cuerpo de Ceferino Damián Marcos a quién enterraron en mi comunidad confundiéndolo conmigo, y a mi me trasladaron al Hospital General y luego me enviaron al Reclusorio, ahí estuve 4 meses, y me liberaron. Actualmente no tengo credencial de elector
39
porque para el Instituto Federal Electoral yo estoy muerto.78 Mi familia y yo cuidamos la tumba de Ceferino Damián Marcos.
Testimonio de Alfonso Oliva Morales
Soy de la comunidad del Platanar, veníamos dos en representación de la comunidad, soy campesino y en la asamblea del día 6 de junio de 1998 se trataron varios temas como el de los proyectos productivos, fertilizantes y obras sociales. A esa Asamblea asistieron varios Comisarios de la zona mixteca, nos reunimos muchísimos, yo no sé contar pero sí éramos varios.
Llegó el Ejército por la noche y nos gritó que iba a haber chilate y de comer, pero dispararon contra la escuela, nos llevaron los guachos a su zona militar en Cruz Grande, donde me interrogan sobre porqué estábamos reunidos, y me golpean con los puños. Y de ahí a la 9 zona militar donde también me golpean e interrogan, estuve preso y en el año 2000 salí en libertad.
Testimonio de Bernardino García Francisco
Soy de la Comunidad de El Paraíso, los recursos económicos no llegaban a la zona mixteca y ese 6 de junio de 1998 nos reunimos de las diferentes zonas mixtecas de Ayutla para capacitarnos y organizarnos para la realización de proyectos productivos, para tratar el tema de la falta de fertilizante y el tema de la salud. Los soldados rodearon la escuela donde dormíamos, nos gritaban que somos perros y que no entendemos; los integrantes del grupo guerrillero no estaban durmiendo en el salón en el que dormíamos nosotros los civiles, estaban en otro, aparte. Decidimos no salir sino hasta el amanecer, los militares nos hicieron salir uno por uno; las ordenes eran en español y no todos los indígenas sabíamos español, nos ordenaron no levantar la cara pero en español.
Como estaba herido me llevaron al Hospital de la Marina, donde además de estar vigilado no me dieron de comer, ni agua, hasta que se presenta la CNDH y entonces nos dan hasta tres comidas al día. Luego me trasladan al Hospital General por 15 días y luego me llevan al Reclusorio. La masacre de El Charco dejó a 11 campesinos muertos.
Testimonio de Adolfo Filiberto Concepción
Soy de la Comunidad de Ahuacachahue, acompañaba al Comisariado a la asamblea, para ver lo de proyectos productivos, organizarnos para la venta de nuestros productos, ya que la jamaica nos la pagan muy barata, también para las obras que se necesitan en nuestras comunidades. En la madrugada del día 7 nos rodea el Ejército y nos ordena que salgamos uno por uno cada 5 minutos, pero no salimos porque era de noche y pensamos que nos podrían matar, y decidimos salir como a las 6 de la mañana, quedamos boca abajo y nos
page40image23440
78 El artículo 18 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos dice: “Toda persona tiene derecho a un nombre propio y a los apellidos de sus padres o al de uno de ellos. La ley reglamentará la forma de asegurar este derecho para todos, mediante nombres supuestos, si fuere necesario”.

40
dijeron que si levantábamos la cabeza nos mataban, salimos pero mataron a algunos compañeros.
Luego nos hicieron que nos levantáramos uno por uno y camináramos hacia la enramada que está afuera de la Capilla, ahí había muchísimos carros y helicópteros de militares, colgaron a un herido y a mi me dijeron que si no hablaba también me iban a colgar. Ahí dos militares se me acercaron y me dijeron: que cómo quería morir, si con un arma o con un cuchillo, y dónde quieres quedar; después me dijeron que si no contestaba a sus preguntas me iban a colgar. Nos subieron a un helicóptero para llevarnos al batallón, ahí nos pateaban y no nos dejaron dormir, y nos decían que si nos acostábamos nos podían matar, me llevaron a un cuarto y me preguntaron de qué se trató la reunión, que si hablamos contra el gobierno.
Autor de Fotografía Desconocido. Semanario La Palabra.79
Testimonio de Santiago Abad,
Síndico Municipal de Ayutla de los Libres en 1998

La Asamblea del día 6 de junio del año 1998 se realizó para tratar principalmente sobre temas de la situación de las comunidades mixtecas de Ayutla y sobre proyectos productivos. No asistí porque estaba realizando mis funciones como Síndico en el Ayuntamiento, pero alrededor de las 8 de la mañana llegó el Comisario de El Charco, el Sr. Pánfilo Santiago Hernández, con la información de lo que había sucedido. Que algunos asistentes a la asamblea se quedaron a pernoctar en la primaria y que aproximadamente a las dos de la mañana, militares entraron, algunos caminando y otros en camiones o con tanques, unos por la comunidad de Coapinola, otros por Coxcatlan Candelaria y otros por Tepuente. Sitiaron la Comunidad de El Charco, el Comisario me dijo que se escuchaban los balazos.
79 Semanario La Palabra, Año 4, No. 210, del 7 al 13 de junio de 2004, página 9.

page41image16744
41
El Comisario y yo nos fuimos al Ayuntamiento avisarle al Presidente Municipal de Ayutla, el Mtro. Odilón Romero Gutiérrez. Ahí llegaron los Subprocuradores del gobierno, ellos informaron que había sucedido un enfrentamiento con el EPR en la comunidad de El Charco. Llegaron también funcionarios del gobierno del estado y nos dijeron que había que trasladarnos con ellos en helicópteros como a la una de la tarde a la comunidad de El Charco. Como el helicóptero daba vueltas para poder aterrizar pude percatarme que había como 10 cuerpos de indígenas, civiles sin armas, tirados en la cancha muertos, y los militares estaban cuidando los cuerpos. Cuando aterrizamos, agentes de seguridad nacional estaban resguardando el lugar y no nos dejaron acercarnos, nos llevaron a la Capilla, alrededor de 20 minutos, luego nos subieron de nuevo al helicóptero y nos regresaron.
Los habitantes de las comunidades cercanas a El Charco, abandonaron sus casas, más o menos por 15 días; el acoso por parte de los militares a las comunidades Mixtecas duró un año, pero los retenes militares en las comunidades mixtecas duraron aproximadamente dos años. Ellos usaban pasamontaña, hostigaban a los indígenas y los torturaban.
Como todos los cadáveres los trasladaron a las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo) de Acapulco, yo estuve acompañando a los familiares de dos en dos a recoger los cadáveres, y teníamos que llevar dos testigos para reconocer el cadáver. Recuerdo que Mario Chávez García, de la comunidad de El Charco presentaba tiro de gracia; recuerdo que otros cuerpos estaban destrozados de la cara, impactos de bala en la frente, en el estomago y en el corazón.
Hay una confusión que no se ha aclarado hasta el día de hoy, los familiares de Juan García de los Santos de la comunidad de Mesón Zapote confundieron el cuerpo con el de Ceferino Damián Marcos de la comunidad de Coxcatlan Candelaria. Hasta el día de hoy no se ha podido esclarecer la identidad.

42
Las viudas de la masacre de El Charco80
La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha manifestado que las declaraciones de los familiares de las presuntas víctimas son útiles en cuanto al fondo y las reparaciones, en la medida en que pueden proporcionar mayor información sobre las consecuencias de las violaciones perpetradas.81 Las siguientes son las testimoniales de las viudas de los indígenas masacrados en El Charco, Guerrero.
Eustolia Castro Ramírez
Mi esposo se llamó José Rivera Morales82 de la comunidad de La Palma. Yo tenía 5 meses de embarazo y tenía 18 años. No sabía que mi esposo había sido masacrado, estaba enterada que había asistido a una asamblea. No sabía qué hacer, todos lo cuerpos de los masacrados tenían el tiro de gracia, el cuerpo de mi marido, los masacrados eran de diferentes comunidades, sólo una persona era de la comunidad de El Charco. Durante estos 14 años han asesinado a los sobrevivientes Esteban Leobardo Epitacio, Eusebio Porfirio Catarino, Melitón Castro Morales y Porfirio Hernández Francisco; no se sabe de Francisco Cristino Crescencio y Sabino Adelaido García, y otros que por necesidad se fueron de sus comunidades.
80 “El Estado está en el deber jurídico de prevenir, razonablemente, las violaciones de los derechos humanos, de investigar seriamente con los medios a su alcance las violaciones que se hayan cometido dentro del ámbito de su jurisdicción a fin de identificar a los responsables, de imponerles las sanciones pertinentes y de asegurar a la víctima una adecuada reparación”. Corte IDH, Caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras, Fondo, Sentencia de 29 de julio de 1988, párrafo 174.
82 Ejecutado extrajudicialmente en la Comunidad de El Charco, el 7 de junio de 1998.

page43image15328
81 Cfr. Corte IDH, Caso de los Hermanos Gómez Paquiyauri vs. Perú, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 8 de julio de 2004, párrafo 63; Corte IDH, Caso ‘19 Comerciantes’ vs. Colombia, Fondo, Reparaaciones y Costas, Sentencia de 5 de julio de 2004, párrafo 79; y Corte IDH, caso Herrera Ulloa vs. Costa Rica, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 2 de julio de 2004, párrafo 72.

43
Mi esposo me dijo que asistía a la asamblea porque se estaban organizando para echar andar proyectos productivos y ver qué hacer porque los recursos no llegan a la zona nu ́saavi, se quedan en Ayutla con la gente rica; como indígenas sabemos que tenemos derecho aunque no hablemos el español. La reunión la llevarían los días 6 y 7 de junio, hay compañeros que llegaron en la noche a El Charco para participar el día 7. A la asamblea, también es de conocimiento público, que hubo gente chiva que fueron con los militares a decir que se estaban reuniendo en la comunidad de El Charco, pero nuestros maridos estaban ahí reunidos en asamblea y desarmados. Me habían dicho que se había logrado escapar, yo lo esperaba en casa. El Síndico Municipal Santiago Abad me decía que él no aparecía en el Semefo de Acapulco, le pido que me lleve, vamos e identifico el cuerpo, no me lo querían entregar y la CNDH intervinieron y me entregaron su cuerpo. Esto fue el 18 de junio. A mi marido le despedazaron todo el cuerpo, tenía varios tiros, una mano y sus piernas estaban quebradas, su rostro destrozado; tenía muchos disparos en el abdomen, tenía el tiro de gracia. Como yo sí hablo un poco el español, los siguientes días estuvieron en mi comunidad gente del Ejército, me interrogaban sobre las actividades de mi marido. Ni las mujeres ni nuestros maridos provocamos nada, fue el ejército el que vino a asesinarnos.
Las mujeres que quedamos viudas tuvimos que hacer la labor del campo y la de la casa, ser padre y madre a la vez, mi hija actualmente estudia la primaria. Sólo hasta hace dos años recibimos apoyo sicológico la viudas, pero nuestros hijos no. A la Comunidad de El Charco, después de la masacre llegaron beneficios, como el Centro de Salud, albergues escolares, techados y más.
Hemos realizado diferentes acciones para lograr que nos apoyen, diferentes organizaciones nos han ofrecido apoyo y nunca lo han cumplido, nosotras logramos organizadamente parcela, maquinas para cocer, para con eso mantenernos, además de cultivar la tierra, creo que unidas y organizadas podemos lograr justicia, el 7 de junio de 1998, el Gobierno vino a masacrar a nuestra gente.
Juana Morales Guadalupe
Mi esposo se llamó Honorio García Lorenzo, pertenecemos a la comunidad de Ahuacachahue. Recibí el cuerpo de mi marido baleado y con tiro de gracia, le realizaron autopsia. Quedé con la responsabilidad de 5 hijos. Mi esposo fue a la asamblea sin arma alguna. La costumbre de mi comunidad es levantar el alma a los quince días, yo hasta el año pude ir a levantar su alma por el acoso militar.
Catalina Leobardo Aurelia
En 1998 tenía 24 años y 6 hijos de las edades de 9, 6, 4, 2, 1 y estaba embarazada. Mi esposo se llamaba Fernando Félix Guadalupe, somos de la comunidad de Ocote Amarillo. Mis suegros me avisaron que mi esposo había muerto, que arreglara la casa para la ceremonia, y mi suegro se fue a Acapulco a buscar el cuerpo, se lo entregaron hasta el día 10 de junio, lo enterramos el día 11. El cuerpo presentaba un pie quebrado; en la rodilla, en las manos y en el pecho tenía tiros y presentaba tiro de gracia. Mi esposo tenía un brazo quebrado, también los pies. Mi esposo era campesino no llevaba arma alguna, sólo llevaba una grabadora para escuchar música. Soy mujer indígena de campo, cuando mi marido vivía yo no salía de
44
casa y del campo, ni siquiera conocía Ayutla; para mantener a mis hijos tuve que trabajar de peón, moliendo caña para que mis hijos pudieran comer. Ahora vivo en Ayutla de los Libres.
Marcela Petra Cayetano
Mi esposo era Manuel Francisco Prisciliano de la comunidad del Mesón Zapote. Yo tenía 8 meses de embarazo. La comunidad lo envió como su representante, él me pidió que le hiciera totopos para el camino, no llevaba arma. El cuerpo lo entregaron varios días después, estaba pinto, con huellas de que fue arrastrado y con tiro de gracia, entregaron el cuerpo ya hinchado, sólo lo cubrieron con una sábana. La comunidad se hizo cargo del entierro, ya que él fue a la Asamblea en calidad de representante de la comunidad.
María Julia Lucaria
Mi hijo se llamaba Ceferino Damián Marcos, tenía 18 años. Soy de la comunidad de Coxcatlan Candelaria. Nunca me entregaron su cuerpo, porque un indígena quedó inconsciente, Juan García de los Santos, de la Comunidad del Mesón Zapote y mientras su familia fue al Semefo, confundieron el cuerpo y lo enterraron en su comunidad.
Los medios de comunicación nacionales
El Reportero Julio Hernández López,83 escribió:
Todos los indicios disponibles fortalecen la versión de que en El Charco, municipio de Ayutla de los Libres, estado de Guerrero, hubo una ejecución y no un enfrentamiento. El número de proyectiles disparados (‘casi un millar, de alto poder’ según la nota de Julio Cenen Flores, publicada en ‘Novedades de Acapulco’), la ausencia de militares lesionados, y el riguroso cerco castrense montando en este caso (tanto para cambiar elementos fundamentales del sangriento escenario como para impedir el oportuno acceso de periodistas, del presidente municipal y otras autoridades civiles), refuerzan la hipótesis del ‘ajusticiamiento’ ejemplar.
El Reportero Juan Angulo Osorio84 escribe a este respecto:
Con los cientos de soldados que participaron en el ataque al comando del naciente ERPI, sorprendido en una comunidad de Ayutla, Guerrero, bien pudo establecerse un sitio que terminara disuadiendo a los rebeldes de que cualquier enfrentamiento seria inútil”. Pero no. Pese a que tenían forma de salvar sin grandes riesgos, como al final se demostró, la eventual respuesta a tiros de un grupo de subversivos literalmente acorralados, los soldados recibieron la orden de disparar y disparar, incluso con morteros.
83 Periódico La Jornada, 10 de junio de 1998, página 4.
84 Periódico La Jornada, 9 de junio de 1998, ‘La Masacre de El Charco’.
page45image21536
45
En el Diario El Sol de Acapulco, en la crónica de El Charco, el Reportero Julio Zenón escribe:
La confusión parece inevitable de la gente, de dentro no alcanzó a salir ningún disparo. La puerta negra metálica de uno de los salones presenta once perforaciones de bala, todas de afuera hacia adentro. En la pared donde cuelga el pizarrón pudimos contar 51 incrustaciones.85
El Reportero Miguel Ángel Juárez del Diario Reforma, escribe que:
(...) no hay huellas de los disparos de los eperristas al ejército. Además el ejército trabajo toda la noche para que a la mañana siguiente ningún periodista pudiera encontrar huellas de lo que ahí ocurrió. Desaparecieron casquillos, pusieron cercas, echaron tierra sobre la sangre.86
Testimonio de Maribel Gutiérrez del Periódico El Sur
Cuando llegamos a Ayutla el día 7 de junio ya estaba el cerco militar y no pudimos ingresar a la comunidad de El Charco, así que regresamos el día 8 de junio; subimos varios reporteros en un jeep bien temprano y pasamos a Ayutla por un estudiante mixteco que nos acompañó, él era nuestro traductor. El camino estaba lleno de militares, militares a pie y camiones de militares, la comunidad de El Charco también está patrullada por militares. La comunidad de El Charco está compuesta por casas regadas en las lomas; fuimos a las casas y a la escuela, y no había nada. Después nos paramos en un lugar visible y entonces baja gente que estaba escondida en los bosques y en los cerros, tenían miedo y nos platicaron que había habido una reunión con un grupo guerrillero, el cual estaba haciendo reuniones con otras comunidades de la zona, que había sido un acuerdo escucharlo, el objetivo era mejorar la vida de las comunidades. Que en la noche los atacó el Ejército, y que entonces apenas pudieron huir porque tenían miedo que después de ese ataque los militares continuaran con la población.
El día 7, el Ejército emite un boletín informando cuántos muertos, heridos y detenidos; y dijeron que había sido un enfrentamiento con un grupo armado, que el Ejército estaba patrullando esa zona en labor de destrucción de siembra de enervantes.
La información que publicamos el día 8 fue de testimonios de personas que estaban ya en Ayutla, mismas que se lograron bajar de las comunidades cercanas a El Charco, ya que el cerco militar impidió que avanzáramos hacia El Charco; incluso recuerdo que el entonces Presidente Municipal Odilón Romero se quejó de que los militares le impidieron subir a El Charco, a pesar de ser él la autoridad municipal. Los reporteros que lograron subir son los que toman las fotos de los cuerpos. Incluso el día 8, el Procurador de Guerrero dio una conferencia de prensa e informó que en el lugar (El Charco) se encontró documentos de la existencia del ERPI, por primera vez se sabe de la existencia de este grupo guerrillero.
85 Información disponible en http://www.tlahui.com/politic/politi98/mx3.htm 86 Ídem
page46image25168
46
Al siguiente año el ERPI emite un comunicado donde reconoce que sí estuvo una columna de este grupo, y que 4 de los 11 muertos eran de su organización.
Hubo muchos detenidos los primeros días pero los liberaron pronto. Seguí todas las audiencias, el proceso jurídico, así como el movimiento estudiantil y de personalidades en favor de la libertad de Ericka Zamora. Recuerdo que asistía a las Audiencias Procesales Jesús Navarrete Prida,87 Subprocurador de Procesos de la Procuraduría General de Justicia, y otras personas que mandó el ejército.
CONCLUSIONES
En los sucesos desarrollados en la comunidad de El Charco, el Gobierno hizo despliegue excesivo de la fuerza armada militar, incumpliendo la normatividad
internacional para el uso de la fuerza, demostrando el menosprecio por los seres humanos que se encontraban durmiendo en la escuela de la comunidad, y que
durante el día habían celebrado una reunión para tratar asuntos relacionados con proyectos productivos.
Las ejecuciones extrajudiciales y la agresión de que fueron víctimas los miembros de las comunidades mixtecas por las fuerzas armadas del Ejército, durante y después de la acción, se perpetuó en particular con los detenidos al trasladarlos a instalaciones militares, donde fueron torturados y obligados a rendir su declaración ante el Ministerio Público Militar. Esto aun cuando era obligación del Ejército ponerlos a disposición inmediata del Ministerio Público del fuero Civil correspondiente, y también entregar a los detenidos que se encontraban heridos a un hospital civil dando parte, por supuesto, al Ministerio Público Civil y no trasladarlos a un Hospital Militar donde se les negaron los alimentos.
En la Comunidad de El Charco se incumplieron los Tratados y Convenciones signados por el Estado mexicano y por ende con la comunidad internacional, como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que entre sus artículos destaca el derecho a la vida, a la personalidad jurídica, o a la presunción de inocencia; o el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que en su artículo 6 incluye:
1. El derecho a la vida es inherente a la persona humana. Este derecho estará protegido por la ley. Nadie podrá ser privado de la vida arbitrariamente;
(...)
87 Procurador General de Justicia del Estado de México, del año 2001 al 2006, nombramiento que le dio el ex gobernador mexiquense, Arturo Montiel Rojas, y que le fue ratificado por el ex mandatario Enrique Peña Nieto. Durante varios meses Navarrete Prida fue el encargado de conducir las investigaciones contra Montiel, por presunto enriquecimiento inexplicable, cargo del cual exoneró al ex mandatario estatal y es uno de los Responsables de el Operativo en contra de la Población de San Salvador Atenco el 3 y 4 de mayo de el 2006.
page47image23424
47
3. Cuando la privación de la vida constituya delito de genocidio se tendrá entendido que nada de lo dispuesto en este artículo excusará en modo alguno a los Estados Partes del cumplimiento de ninguna de las obligaciones asumidas en virtud de las disposiciones de la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio;
(...)
7. Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes. En particular, nadie será sometido sin su libre consentimiento a experimentos médicos o científicos.
Las comunidades indígenas históricamente han estado olvidadas en el tema del desarrollo. En el presente caso, en las regiones Nu ́saavi, el Estado incumple con el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, artículo 2.2:
Los Estados (...) se comprometen a garantizar el ejercicio de los derechos que en él se enuncian, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición social.”.
Así como el Convenio 169, artículo 3:
1. Los pueblos indígenas y tribales deberán gozar plenamente de los derechos humanos y libertades fundamentales, sin obstáculos ni discriminación. Las disposiciones de este Convenio se aplicarán sin discriminación a los hombres y mujeres de esos pueblos.
2. No deberá emplearse ninguna forma de fuerza o de coerción que viole los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos interesados, incluidos los derechos contenidos en el presente.
Si bien el derecho a la vida se encuentra regulado en la Declaración Americana también lo está en la Convención Americana sobre Derechos Humanos. En el
artículo 27 establece que el derecho a la vida no es un derecho derogable. En consecuencia, los Estados no pueden ni siquiera en tiempos de guerra, de un peligro público o de una emergencia que amenace la independencia o seguridad del Estado, adoptar medidas que suspendan la protección del derecho a la vida.88 El Estado mexicano incumplió con su deber de garantizar los derechos humanos de las personas reunidas en la Escuela de la Comunidad de El Charco.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos ha manifestado que a diferencia del derecho penal interno, en los procesos sobre violaciones de derechos humanos, la defensa del Estado no puede descansar sobre la imposibilidad del demandante
88 Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), ‘Informe sobre Terrorismo y Derechos Humanos’, párrafo 84.
page48image21720
48
de allegar pruebas, como cuando es el Estado quien tiene el control de los medios para aclarar hechos ocurridos dentro de su territorio.89
El Estado mexicano tiene la obligación de investigar esta Masacre y sancionar a los responsables intelectuales y materiales de este hecho donde se dejó sin protección a las personas que dormían en la Primaria de la Comunidad de El Charco. La Corte Interamericana ha declarado que “cuando la justicia militar asume competencia sobre un asunto que debe conocer la justicia ordinaria, se ve afectado el derecho al juez natural y, a fortiori, el debido proceso”. El cual, a su vez, se encuentra íntimamente ligado al propio derecho de acceso a la justicia. El juez encargado del conocimiento de una causa debe ser competente, además de independiente e imparcial.90 Entre otras cosas, el Estado mexicano debe de reformar el artículo 57 del Código de Justicia Militar y armonizar con los instrumentos internacionales en materia de derechos humanos.
El Estado mexicano no investigó y sancionó a los responsables intelectuales y materiales de las ejecuciones extrajudiciales comedidas en contra de las personas que se encontraban durmiendo en la Escuela Primaria de la Comunidad de El Charco, perpetradas por integrantes del Ejército Mexicano.
page49image10880
89 Cfr. Corte IDH, Caso Velásquez Rodríguez vs. Honduras, Fondo, Sentencia de 29 de julio de 1988, párrafo 135; Corte IDH, Caso Escher y otros vs. Brasil, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 6 de julio de 2009, párrafo 127; y Corte IDH, Caso Radilla Pacheco vs. México, Excepciones Preliminares, Fondo, Reparaciones y Costas, Sentencia de 23 de noviembre de 2009, párrafo 89.
90 Corte IDH, Caso Radilla Pacheco, párrafo 273.
49
ANEXO
Fecha: 1998 07 07
Grupo: Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente País: México
Categoría: Comunicado

COMUNICADO 3
A UN MES DE LA MASACRE DE EL CHARCO

AL PUEBLO DE MÉXICO
A LAS ORGANIZACIONES DEFENSORAS DE LOS DERECHOS HUMANOS A LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN,
A NUESTROS HERMANOS CAÍDOS EN EL CHARCO

A los heridos y los prisioneros, a los pueblos hostigados, a los que continúan resistiendo a pesar del miedo, les decimos que el profundo dolor que sentimos anidó en nuestro corazón en forma de semilla de rebelión, su ejemplo nos anima, no han muerto, no han podido encadenarlos, su espíritu vive y libre campea por los montes a la par que el viento susurrándonos al oído palabras de aliento y esperanza...
Lo que ocurrió en El Charco fue una masacre, una acción de exterminio, pretendiendo que sirviera de escarmiento a todo aquel que fuera guerrillero o que simpatizara con la guerrilla. Fue un acto de terrorismo de Estado en contra de la población indígena mixteca y una columna guerrillera de nuestro Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente. En la escuela de El Charco fueron asesinados 7 civiles desarmados y 4 combatientes revolucionarios, entre ellos el jefe de la unidad, el Capitán José. Esto ya lo dijeron los testigos, los pobladores, los presos, los que se esfuerzan en defender los derechos humanos, la prensa, las organizaciones, los partidos... Lo dijeron todos excepto el gobierno, excepto los autores.
El ERPI no convocó a la reunión del día 6 de junio en la escuela de El Charco, una de nuestras unidades llegó a la reunión campesina que se efectuaba en la escuela, no para realizar "adoctrinamiento político militar" como dijo el ejército en su versión, sino para escuchar los planteamientos, opiniones y necesidades de los pueblos como parte de la consulta popular que estamos realizando para elaborar nuestros planteamientos.
Al finalizar la reunión los compañeros decidieron pasar la noche en la escuela, alojándose en una de las aulas. El aula contigua se encontraba llena de campesinos, indígenas mixtecos provenientes de otros pueblos, era población civil desarmada que se quedó ahí para al día siguiente retornar a sus comunidades.
Este error de los compañeros de incurrir en un exceso de confianza al quedarse a pernoctar en la escuela y no en el monte como debe de ser en cualquier unidad guerrillera, se combinó con un factor a favor del ejército ya que el día 6 tuvieron la información de la reunión que se estaba celebrando por parte de una persona ajena a nuestras filas y a la comunidad que por casualidad se enteró de la reunión, lo cual dio tiempo suficiente para preparar una acción de envergadura como la que se ejecutó, sabían perfectamente que
50
había población civil desarmada y menores de edad acompañando a sus familiares. No hubo sorpresa alguna para inteligencia militar y el jefe de la 27 zona militar sino sólo la clara intención de consumar una venganza en representación del Estado Mexicano que por estos días vocifera hipócritamente que nunca hará la guerra a grupo alguno de mexicanos, desde luego que no, sólo los asesinará hoy como antes, recordemos Aguas Blancas, Acteal y el Bosque sólo en el pasado inmediato más reciente.
Resulta por demás absurda la versión oficial de que se trató de un encuentro casual, durante un recorrido de rutina del ejército federal.
Los mandos militares, al recibir la información reaccionaron de una forma desproporcionada enviando hacia El Charco primero una unidad de fuerzas especiales al mando de Kaibiles entrenados en Guatemala, seguida por 28 secciones de infantería y después otros mas, sumando en total alrededor de un millar de efectivos militares al mando del general Oropeza Garnica. Los vehículos los dejaron en la comunidad de Tepuente, de ahí caminaron en silencio las dos horas de recorrido hasta El Charco.
El ejército federal sigilosamente tendió un cerco táctico alrededor de la comunidad con unidades de infantería, las fuerzas especiales rodearon la escuela, algunos subieron a la azotea, cuando el cerco estaba tendido iniciaron con el grito que todos conocen ¡ríndanse perros...! Como es de esperarse los campesinos no acertaban que hacer, sólo sabían que estaban desarmados, que estaba oscuro y que no tenían por qué rendirse. Nuestro capitán José, jefe de la unidad contestó advirtiendo a los soldados que no dispararan, que había gente civil desarmada. La respuesta fue una lluvia de balas contra las 2 aulas, las balas atravesaban con facilidad las delgadas paredes, el ejército disparaba con fusiles G3, con ametralladoras calibre .50 y con lanzagranadas, los campesinos empezaron a caer heridos, los minutos y la sangre corrían, los muertos entre la población civil ya sumaban 5. Ante la imposibilidad de hacerse escuchar o de detener las ametralladoras federales, la unidad optó por salir del aula para alejar el combate de la escuela y evitar una masacre mayor. Se formaron los voluntarios para salir con el capitán José a la cabeza, salieron los primeros 2, José avanzó hasta casi trasponer la cancha de la escuela, ahí resistió y el compañero que iba en segundo lugar logró romper el cerco, algunos civiles desarmados lograron salir y escapar aprovechando que el fuego se concentraba sobre los compañeros. José cae abatido por la espalda por las balas disparadas por los soldados que habían subido a la azotea. Salieron del aula, por parejas, todos los combatientes, con ellos iba Ricardo Zavala Tapia, para nosotros Daniel el estudiante, que solidario quiso poner sus conocimientos al servicio de un rincón de patria enseñando a leer y escribir a los campesinos y a los combatientes, el estudiante que sin ser combatiente y sin poder ver bien, pues padecía de miopía, se ofreció voluntario para enfrentar las balas que estaban cegando la vida de ese pueblo a quien él vino a servir, cayendo en la cancha donde la sangre india y mestiza fueron una sola. Otros compañeros lograron salir rompiendo el cerco. El objetivo de alejar las balas de la escuela se había logrado parcialmente. Amanecía, solo dos combatientes continuaban resistiendo, los militares eran muchos, decidieron rendirse. Cuando al fin los soldados dejaron de disparar ordenaron a los que se encontraban en las aulas que todos salieran arrastrándose, lo que siguió ya lo saben todos... los dos combatientes que resistieron hasta el final Oscar y Elías y dos civiles mas fueron ejecutados a mansalva y a corta distancia en la cancha cuando se hallaban rendidos y desarmados. Algunos soldados y oficiales mostraron su miseria humana ensañándose con los cadáveres de nuestros compañeros pateando a dos de ellos y arrastrándolos.
51
Los 11 cadáveres que el ejército presentó como resultado de un enfrentamiento corresponden en realidad a 1 combatiente caído en combate, un visitante voluntario caído en combate, 2 combatientes temporales o dispersos ejecutados cuando estaban rendidos y desarmados y a 7 campesinos asesinados cuando se encontraban totalmente indefensos (5 en el aula y 2 mas en la cancha).
Los heridos en su totalidad son población civil que también estaban desarmados, de las 6 personas que aún se encuentran presas, ninguna milita en nuestras filas, 4 de ellos son los heridos que se reponían en el hospital, una mas es Ericka Zamora Pardo, para nosotros Rosario la estudiante, que junto con Daniel había venido a ofrecer sus servicios para enseñar a leer y escribir a los habitantes mixtecos de las comunidades, (aunque esto avergüence al rector Barnés de Castro) las peligrosas armas que utilizaba eran el lápiz y la libreta, razón por lo que la gente le decía la maestra, el sexto es Efrén Cortés Chávez, luchador social, que simpatizando con nuestros planteamientos colaboraba en ocasiones sin comprometerse mas pues siempre prefería continuar en la lucha por la vía no armada, se encontraba en la columna como invitado para escuchar sus planteamientos y puntos de vista al igual que los de la población. Sobra decir que los cuatro menores de edad a quienes se insiste en retener como prisioneros no son miembros del ERPI, se encontraban en la escuela como población civil.
El ejército como siempre quiso ocultar la verdad, torturó, inventó declaraciones con las mentiras de siempre, involucrando a los luchadores sociales que siempre involucra.
Las comunidades indígenas de la zona han manifestado su indignación, su voluntad y su sentir, mucha gente ha investigado, ha escuchado los testimonios, hoy nadie cree las falsedades oficiales, hemos callado para que otras voces hablen, hoy este comunicado es una voz más en el mismo sentido.
A un mes de la masacre persiste la cerrazón política y jurídica del Estado Mexicano que no muestra la menor intención de castigar a los culpables. Los diputados y dirigentes priístas, y funcionarios de gobierno han cerrado filas para defender a ultranza la imagen del ejército justificando sus crímenes.
Por otro lado resulta gratificante la actitud humanitaria de diversas personalidades, organizaciones no gubernamentales y sectores sociales que se han preocupado por la situación de las comunidades, por los prisioneros, los heridos y los muertos.
Compañeros caídos y asesinados en El Charco, en la reunión hablaron su palabra y dijeron su pensamiento, el que hoy recogemos y hacemos nuestro, su voluntad habrá de hacerse realidad. Cegaron once vidas pero sembraron por doquier el coraje, el deseo de libertad, la rebeldía y la dignidad que como enredaderas se extienden llenándolo todo...
¡CON EL PODER POPULAR, EL PUEBLO UNIDO VENCERÁ!
Dirección nacional del ERPI,
República Mexicana a 7 de julio de 1998.

Disponible en: http://www.cedema.org/ver.php?id=810
52